SEÑOR PRESIDENTE NITO CORTIZO

53

Por Bernardo San Juan

Estimado Señor Presidente

Han transcurrido más de 100 días de gobierno y aunque no son muchos, son los suficientes para que la sociedad que confío en usted entienda y vea que algo sí se está moviendo, y parece ser, que se han tomado en serio como no puede ser de otra forma el proyecto electoral del PRD.

Es cierto que se han puesto parches a diferentes situaciones políticas, que hay previstas reformas constitucionales con servidas protestas en la calle, que son ciertas las reparaciones de calles, plazas y avenidas, y que de alguna conforman seguridad en el tránsito, y embellecen la ciudad de Panamá.

Sin embargo, las políticas que prometió usted aún están por llegar, y unas de las que más preocupan son la seguridad ciudadana, las formalidades jurídicas, la interpretaciones de las cuestiones del órgano judicial, policía, fiscalía, jueces y magistrados.

Nos consta que los Ministerios de Seguridad y de Gobierno están trabajando para mejorar, pero cómo se explica usted que cada día haya más muertes violentas, incluso familias enteras -menores incluidos- exterminadas por sicarios a ordenes de despiadados hombres de negocios oscuros o capos de la droga por ajustes de cuentas entre bandas u organizaciones o simplemente por encargos. En las que los ¨jefes¨ envían a sus sicarios a ejecutar a sus adversarios, muchas veces por cuenta de terceros. Eso ya no puede ser.

Cómo es posible que no se arranque y extirpe de una vez este cáncer con metástasis, y quieren ustedes que Panamá sea el epicentro de negocios en América Latina, que aquí se den las oportunidades, que el turismo sea una oportunidad y destino en Panamá, y sea un placer excepcional  porque aquí confluyen todo lo que el turista puede desear, pero como se cuece ese ¨sancocho¨, muertes, asesinatos, robos, secuestros, escándalos financieros y corrupción en todas sus vertientes y escenarios.

Panamá reviste por su sistema diario e idiosincrasia mucha oportunidad para los atentados, en cualquier tranque, cafetería, restaurante, en los parking, en las peluquerías y en casas de carácter social hasta en los centros penitenciarios, como ha sucedido recientemente. ¿Cómo piensa Señor Presidente acabar con el crimen organizado y violento?

Mientras se tenga a una policía mal pagado, a unos custodios muy controlados pero igualmente con menos de ochocientas balboas al mes, mal alimentados ,con turnos de 12 o 24 horas seguidas, cuando las políticas penitenciarias lejos de regenerar se convierten en academias del crimen, y donde fluye la plata con la que se soborna, se produce la compra de voluntades, se extorsiona y existe la delincuencia en la cárcel que mandan más que el propio alcaide o director penitenciario .

Esto qué es, ahí es donde se produce la crispación y una guerra de guerrillas silenciosa con ajustes de cuentas, violaciones y vejaciones a los internos por otros con poder y rescabrajada gloria. Es esa su política de reinserción social. Porque a la cárcel no van solamente los violentos, van aquellos que infringen el ordenamiento jurídico por cualquier tema y asuntos; no pagar la pensión alimenticia, pequeñas estafas, o situaciones de género.

El tema de la SEGURIDAD, es un asunto muy importante que resolver, y no hay tanto tiempo.

Tenemos que asumir que Panamá a lo largo y ancho es una potencia del narcotráfico, al ser paso obligado y necesario de grandes cargamentos por tierra mar y aire; EE.UU. Canada, Europa, hasta China, Corea y grandes Estados Árabes industrializados.

El sistema ha permitido hasta este momento, que los sin papeles narcos anden con su falsedad documental conseguida por un puñado de balboas, ¿cómo piensa señor Presidente resolver esta situación?

Nosotros entendemos que se debería crear una brigada policial experta en el narcotráfico y blanqueo, con mano firme, dura y carta blanca para poder intervenir en cualquier momento, detener e interrogar aportando las pertinentes pruebas para que puedan ser condenados a penas de prisión revisable o en su caso cadena perpetua.

Incluir en nuestro código penal la posibilidad de que los reos condenados por mas de dos años, formen parte de un ¨batallón de trabajos¨, capaces de pagar su pena y o rebajar la misma, con su aportación personal a realizar en la construcción, agricultura, ganadería etc.

Que se cree y aplique una clasificación del individuo desde el tercer día que ingresa en prisión preventiva o penada, y que ese historial se conserve hasta que sea puesto en libertad o hasta que vuelva a reingresar después de la condena o por ejecución de la misma.

No hay que endurecer las penas, hay que hacérselas cumplir en su totalidad a quien así se lo merece, y se premie a quienes de verdad deseen reinsertarse a la sociedad.

Recuerde que los Centros Penitenciarios, no deben ser centros de almacenaje con aplicaciones coecertivas, de cuerpos humanos, sino centros de rehabilitación, de estudio obligado para poder serles aplicadas beneficios, de igual forma, por la institución penitenciaria deberían crearse granjas escuelas de agricultura, ganadería, hosteleria, etc.

Revisar las visas y estancias a los extranjeros que vivan en la República de Panamá por más de dos meses, cuál es su “modus vivendi” de qué vive, en qué trabaja, cuentas en bancos, tarjetas de bancos, de esa forma, en cierta medida se eliminaría la economía sumergida, que de haberla la hay y en cierta medida con el “silencio de los corderos” se permite esas prácticas donde se mira hacia el otro lado.

Se deberia de dotar un presupuesto para recompensas a delincuentes peligrosos reincidentes, para que estos no se encuentren tranquilos o seguros en Panamá, poder intervenir celulares a través de los cuales se transmiten mensajes y coordenadas precisas, ante las dificultades que ofrece las comunicaciones normales o vía satelital.

Muchas de nuestras ocurrencias o consejos están o pueden estar, al borde de aquello que denuncia o proteja la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, pero son apreciaciones y opinión de quien suscribe, porque esto no da para más. Y ustedes lo saben. Y no hacer lo que se debe es contribuir con el silencio a proteger a quienes están enriqueciéndose con las gracias del crimen.

Es posible que muchos de estos detalles que se narran aquí y ahora, ya forman parte de las estrategias del gobierno que usted preside, pero hay que ponerlo en práctica en estas fechas, donde las pandillas o bandas andan recolectando fondos habida cuenta que se inician el próximo mes fechas de entrañable efecto familiar y social LA NAVIDAD, por lo que es de suponer, más atracos, más robos, más apropiaciones indebidas, más tiros y más extorsiones. ¿Qué pretende hacer usted ante tanta barbarie?

La pregunta de todos y la mía.

¿Hasta cuando tanto alboroto, tanta muerte por extorsión y violación, tanta delincuencia? ¿Cuando van a terminar los jueces y magistrados a censurarse o dar opiniones entre ellos mismos lo que conlleva a degenerar el sistema Judicial y al propio Organo que lo regula?

Cuando se va a poder vivir mejor y con protocolos de calidad de vida aceptables .

El éxito está a la vuelta de la esquina, Panamá tiene de todo, pero le falta de todo.

Que Dios le Guarde a Usted muchos años

Leave A Reply

Your email address will not be published.