18 de febrero, Día Internacional del Síndrome de Asperger

1

El Sindrome de Asperger comparte con el autismo sus características más representativas como la dificultad en la comunicación social y la falta de flexibilidad de pensamiento y comportamiento

El Síndrome de Asperger es uno de los Trastornos del Espectro Autista (TEA) más comunes y menos conocido, que genera perjuicios y discriminación. ¿Pero en qué consiste el síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger son trastornos que afectan al neurodesarrollo del niño. Son menores que tienen un aspecto e inteligencia normal y, a veces, incluso superior a la media. Además supone una discapacidad para entender el mundo de lo social dando origen a comportamientos inadecuados, como puede ser gritar, en momentos inapropiados.

El trastorno cerebral es muy frecuente en niños de 3 a 7 por cada 1.000 niños de entre 7 y 16 años. Los jóvenes que lo padecen luchan sin descanso, con la esperanza de conseguir un futuro más amable en el que puedan comprender el complejo mundo de los seres humanos y ser aceptados como son.

Es un trastorno del desarrollo cerebral, donde interactúan causas genéticas y ambientales. No se sabe exactamente cual es el problema, pero cada vez parece más claro que hay dificultades en el desarrollo y funcionamiento de las conexiones entre neuronas que producen un procesamiento de la información cualitativamente distinto.

Habilidades sociales emocionales

Se relaciona mejor con adultos que con niños de su edad
No disfruta del contacto social
Tiene problemas para relacionarse con otros niños
Quiere poner sus reglas y ganar siempre en los juegos
Le cuesta salir de casa
Prefiere jugar sólo
No le gusta ir al colegio
Es fácil objetivo de burla y/o abusos por parte de sus compañeros
Tiene dificultades para entender las cosas de los demás
Poca tolerancia a la frustración
Le cuesta identificar sus sentimientos
Llora con mucha facilidad
Cuando disfruta, se excita. Salta, grita y da palmas
No tiene malicia y es sincero
No sabe como actuar en una situación
Repite compulsivamente ciertas acciones o pensamientos para sentirse seguro
Le gusta la rutina
En algunos casos, tardan en adquirir el habla

Una temprana identificación, una atención temprana, un buen ambiente familiar, una adecuada respuesta educativa, son factores que predicen un mejor ajuste social, personal y emocional en la vida adulta. Los expertos aconsejan que es muy positivo saludarles; entablar conversación con ellos con frases claras, ser pacientes por si no nos entienden a la primera.

Leave A Reply

Your email address will not be published.