Aprender a vivir de la hipocresía (primera parte)

25

La bitácora

Por Ebrahim Asvat

La noticia duró apenas unos tres días.  Danske Bank  un banco europeo a través de su sucursal en Estonia se le detectó producto de una investigación de haber realizado un total de doscientos mil millones de dólares en operaciones sospechosas a través de más de diez mil cuentas bancarias de extranjeros.Yo bien recuerdo cuando el Presidente Endara visito Francia y al Presidente Mitterland para eliminar los aranceles punitivos al banano panameño. 

Ese mismo impuesto no se la aplicaba a las antiguas colonias francesas ni a sus dependencias coloniales de ultramar. Endara que era muy sagaz le dice a Mitterand que el banano panameño comparado con el banano de Martinica era un banano mucho más exquisito y hermoso. Eso de favorecer al banano feo y raquítico no estaba bien. Mitterand con ese tupe nacionalista que caracteriza a los franceses le responde: “el banano de Martinica es un banano raquítico y feo pero es francés”  Con eso explicaba las razones de favorecer el producto francés frente a un producto panameño superior.

En Europa,  la OECD y la GAFI pasa algo igual.  Nadie se mira su propio rabo pero juzga y alecciona a los demás. Ni Dinamarca entrará en ninguna lista negra ni se hará mucho ruido a este ¨pequeño incidente.   Al final es un asunto europeo. Recientemente otro gran escándalo ahora tributario ha salido a la luz pública.  Entre bancos y empresas se hacían compraventa de acciones para defraudar al fisco en el cobro del impuesto de dividendos y para recibir créditos fiscales  La evasión fiscal se calcula en   miles de millones de dólares.  La noticia duró otro tres días.  Al final será un asunto estrictamente europeo.

Los Estados encuentran  un nuevo discurso para justificar los serios problemas sistémicos de sus economías,  han logrado  enfrentar a los sectores que nunca alcanzaran el sueño americano contra los paupérrimos y desesperados inmigrantes. Escogieron  a un empresario  multimillonario y amoral  para focalizar la atención de la pesadilla americana de la mitad de su población hacia los inmigrantes latinoamericanos,  los progresistas americanos,  los judíos,  y a todos los que no representan el nacionalismo de la raza blanca y sus valores. La imposibilidad de enfrentar un problema sistémico del capitalismo los obliga a buscar chivos expiatorios en las divergencias raciales, étnicas, ideológicas y culturales del universo de ciudadanos.  O en las relaciones comerciales con países competidores.

Yo no creo que los inescrupulosos millonarios como Donald Trump tienen las respuestas.  El mundo seguirá su curso de la globalización y la integración y tendrá que buscar las respuestas internacionales a las amenazas que confronta.   Donald Trump es la excusa de un sistema distópico que no encuentra la forma de ajustarse a las nuevas realidades económicas que ha creado.

Leave A Reply

Your email address will not be published.