El Barcelona hunde al Madrid… jugando mal y casi sin Messi

20

Toni Hernández

@tonihern

El Barcelona le dio una dulce puntilla al Real Madrid en su propio estadio ganándole por 0 goles 3 en el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey, y de este modo, se clasificó para lo que es su sexta final consecutiva. Hablar del partido resulta redundante, pues son ya muchos los análisis que se han hecho aunque sólo hayan pasado unas pocas horas desde su finalización. El resumen es muy sencillo: el Madrid fue ligeramente mejor durante un tramo del partido pero no tiene el gol que perdió con Cristiano Ronaldo, y el Barcelona con espacio, e incluso con un Leo Messi a medio gas, te mata jugando a la contra. Hubo fallos clamorosos arbitrales, con y sin VAR, ya que hubo un penalti muy claro en contra de cada equipo que no se señaló, aunque decir que mandó en el resultado final resulta excesivo.

Pero lo importante para el fútbol después del encuentro de ayer es que el Madrid de las 4 Copas de Europa en 5 años, 3 de ellas consecutivas, ha sido a su fin. Se ha terminado de forma definitiva una etapa que estaba claro que no sería lo mismo sin el delantero portugués que hacía bueno el no tan buen juego blanco, y sin Zinedine Zidane, el entrenador los últimos 3 años, que vio cómo todo se podía venir abajo y no quiso que le pillara allí. Su renuncia, que cada día que pasa parece menos sorpresa, fue el primer síntoma claro de que el Madrid triunfante se terminaba. El Barcelona le empujó un poco más hacia el abismo y el sábado le puede hundir del todo.

Le queda la Champions League, que no es poca cosa, y este club en esta competición es como que funciona de manera autónoma, porque tiene una relación especial con este torneo desde hace más de 60 años. Pero el sentido común dice que ahora mismo no es el mejor equipo de Europa, que hay varios de los que están en octavos de final que son mejores, incluso algunos que parece que no lo tienen fácil para pasar a cuartos, y aunque a doble partido todo puede pasar, parece evidente que no es el año del Madrid en la Champions. Todo empezó mal, con un verano plagado de errores, y cuando vamos a entrar en primavera, la cosa todavía pinta mucho peor. El fin de un gran ciclo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.