Noticias 7 Dias Navidad

Becas y subsidios escolares.

13

La bitácora

Ebrahim Asvat

Una verdadera reingeniería del sistema educativo panameño parece estar muy distante.  Ya es hora de incorporar a todos los sectores políticos y educativos para el diseño de una estrategia y un plan destinado a elevar la calidad educativa.    Nos estamos quedando rezagado y el tema no parece ser de interés político.Una estrategia y un plan tiene sus resultados a mediano y largo plazo. Los políticos se han acostumbrado a mirar únicamente las próximas elecciones y descartan cualquier propuesta dirigida a transformar instituciones.

Es así como hemos llegado a pretender resolver la deficiencia educativa mediante el otorgamiento de becas a todos los estudiantes sin distinción.Más que llamarlos becas son subsidios.  Tengan los méritos o no, se le otorgan subsidios. Se han dedicados estudiantes o no.Los padres y estudiantes luego se reservan dichas sumas para compras suntuosas o insignificantes. A nadie le importa.  Es pecunia del estudiante o de libre disposición de los padres, un dilema.Se escucha de todo.   Igualmente se han proliferados las becas universitarias para estudiantes sobresalientes o interesados en estudios superiores.   Las mismas se otorgan a allegados de políticos e inclusive a hijos de familias acomodadas con capacidad para costearse sus estudios.

Panamá ya se considera a sí mismo un país rico y con voluntad para despilfarrar el dinero público sin mayores criterios de responsabilidad.  Ya vemos como hijos y familiares de funcionarios de alto rango son privilegiados en el otorgamiento de becas al exterior.    Igualmente, familias adineradas han logrado conseguirle becas a sus hijos y familiares por la vía del contacto político.   Yo soy del criterio que en todos estos temas hay que saber dónde ponerles la tilde a las íes. Es responsabilidad de los padres educar a sus hijos.  Y los hijos de padres adinerados a pesar de sus excelentes calificaciones no deben tener derecho a aspirar a becas del Estado.

Las becas de excelencia son para los hijos de padres sin capacidad económica para enviarlos a universidades especialmente en el exterior.   En un país como el nuestro con marcadas desigualdades económicas si los ricos se quedan con las becas las oportunidades de los pobres se limitan más de lo que ya están.     Lo que está ocurriendo en nuestro país en el tema de las becas me parece bochornoso. El Estado no está para subsidiar a los ricos.  Está para darles oportunidades a todos para que surjan.  Pero los que ya tienen solvencia económica no deben aspirar a esas limitadas oportunidades que ofrece el Estado.   Los criterios para becar deben estar claramente definidos.   Los hijos de los acomodados nacieron con todas las ventajas a su favor.  Son los menos afortunados los que deben ser premiados por su extraordinario esfuerzo a tener la mejor educación disponible mediante el aporte del Estado.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.