Catalá dice que el deber de España es dialogar y no convocar otras elecciones

10

Rafael Catalá, ministro español de Justicia en funciones, habla en entrevista con la Agencia Efe, en un hotel de la ciudad de Antigua Guatemala, Sacatépequez. EFE

Guatemala, 26 ene (EFE).
El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, aseguró hoy que la ciudadanía apostó por la pluralidad y la diversidad en los comicios de diciembre, por lo que la responsabilidad de España es dialogar y no llegar a un nuevo proceso electoral.
«Esa es nuestra responsabilidad: ser capaces, no de encasillarnos en nuestros programas electorales estrictamente, sino de encontrar puntos comunes que yo creo que existen entre los partidos constitucionalistas», explicó Catalá en referencia a un pacto entre el Partido Popular, el Partido Socialista y Ciudadanos.
En una entrevista con Efe, el ministro español, que participa en Guatemala en la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos, manifestó su interés, y el de su partido, en que se produzca un acercamiento entre el PP, el PSOE y Ciudadanos (C’s).
Con este mismo convencimiento, agregó, actúa el presidente en funciones, Mariano Rajoy, que sigue trabajando, como desde el principio, en una «gran mayoría» con los otros dos partidos con los que «compartimos los grandes ejes del modelo político de España».
Como puntos en común, Catalá mencionó el «respeto» a la Constitución, la igualdad de los españoles, la pertenencia a la Unión Europea como «socios confiables» y la necesidad de trabajar por la recuperación económica dentro de «un modelo de mercado regulado» garantizando la creación de empleos y el fortalecimiento del Estado del Bienestar.
«Todas esas ideas forman parte de los programas políticos con los que el Partido Popular, el Partido Socialista y Ciudadanos han concurrido a las elecciones y hemos obtenido el apoyo mayoritario de los españoles», manifestó, y añadió que este posible gobierno daría también lugar a una mayoría «muy importante» en el Congreso.
«Somos capaces de encontrar seguro puntos comunes y, por tanto, no sería necesario llegar a un nuevo proceso electoral», expresó convencido Catalá, aunque reconoció que, si no hay acuerdo, la Constitución marca la celebración de unas nuevas elecciones.
Esta coalición a tres es «posible», insistió, porque a pesar de las diferencias evidentes se podría lograr un pacto para tener «una legislatura reformista» en la que alcanzar «múltiples reformas», pero «lo que no tiene ningún sentido», continuó, es que el PSOE se vea «obligado» a buscar acuerdos con la «izquierda radical».
Catalá aludió así a los hechos acaecidos el pasado viernes, cuando el líder de Podemos, Pablo Iglesias, «ha obligado» a Pedro Sánchez a «aceptar sus exigencias», como dejarle la vicepresidencia y varias carteras ministeriales a cambio de apoyarlo como presidente.
A su juicio, Sánchez y el PSOE no deberían buscar apoyos de partidos que quieren «trasladar dictaduras como la de Venezuela a nuestro modelo de democracia en España», afirmó Catalá en alusión a Podemos, del que también dijo que quiere cambiar la monarquía y la Constitución y que está financiado por países como Irán y Venezuela.
Aseguró además que Podemos representa un modelo «de izquierda radical, de corte marxista (y) populista» con contactos y entornos cercanos a ETA o la extrema izquierda en Cataluña, o lo que es lo mismo, «fuera totalmente de la realidad de la España democrática del siglo XXI».
«Yo no creo en absoluto que eso sea lo que necesite la sociedad española. No es lo que hemos votado los españoles el día 20 de diciembre y por eso sería mucho más razonable trabajar en un escenario de colaboración y de entendimiento», enfatizó.
A pesar de la incertidumbre que rodea al próximo Gobierno, Catalá fue tajante al asegurar que tener un Ejecutivo en funciones, como marca la Carta Magna, no afecta al Estado de Derecho, que está en «permanente» defensa de la igualdad de los españoles, «la soberanía nacional y la integridad de España»(…).

Patricia Pernas

Leave A Reply

Your email address will not be published.