China intenta deportar otros 52 taiwaneses en Malasia

3

Pekín/Taipei (EFE).- Pekín, que pese a la protesta taiwanesa logró la deportación desde Kenia de 45 ciudadanos de la isla a su territorio investigados por fraude, trata ahora de repetir la medida de fuerza contra Taipei en Malasia con otros 52 detenidos, denunció hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán.

Los taiwaneses en Malasia formaban parte de un grupo de 120 personas detenidas a finales de marzo por un presunto fraude de telecomunicaciones (inicialmente eran 53 pero uno fue liberado) que Taiwán quiere repatriar para que sean investigadas en la isla, pero China ha logrado que Malasia suspenda esa repatriación.

Taipei, que considera estas deportaciones forzosas un “secuestro” y no reconoce que China tenga jurisdicción para practicarlas, teme que se repita la escena del pasado 13 de abril, cuando parte de los taiwaneses deportados desde Kenia llegaron esposados y encapuchados a Pekín, escoltados cada uno por una pareja de policías chinos.

Además, el régimen comunista chino ha comenzado a usar con ellos la controvertida técnica de las “confesiones públicas” y dos de estos presuntos detenidos, apellidados Hsu y Jian, declararon en entrevistas a la agencia oficial china Xinhua que formaron parte de una red de estafas telefónicas y se arrepentían de ello.

“Me disculpo sinceramente ante la gente de China que fue estafada, acepto la sanción de la ley, y espero ser tratado con indulgencia”, señaló Jian, en términos similares a los usados por Hsu.

En Taiwán estos casos han desatado las iras de Gobierno y oposición, donde se considera que las deportaciones forman parte de una estrategia de China para presionar a la presidenta electa de Taiwán, la independentista Tsai Ing-wen, quien se niega a aceptar que la isla sea parte del territorio chino.

“Pekín quiere imponer en todo el mundo un supuesto derecho a la deportación de taiwaneses a China”, señaló hoy a las puertas del Parlamento de Taiwán el legislador Huang Kuo-chang, del Partido Nuevo Poder, quien reveló el caso de los taiwaneses retenidos en Malasia horas antes de que lo confirmara la diplomacia isleña.

A la espera de que se confirme el destino de los 52 taiwaneses detenidos en Malasia, el Parlamento de Taiwán emitió hoy una declaración que pide la puesta en libertad de los 45 deportados por la fuerza desde Kenia “en violación de sus derechos humanos básicos y de la soberanía y jurisdicción de Taiwán”.

Algunos de ellos fueron forzados a subir al avión que los llevó a Pekín mediante el uso de gases lacrimógenos, e imágenes de vídeo filtradas por la prensa de Taiwán mostraron cómo intentaron durante su detención en Kenia impedir que las autoridades les sacaran del lugar donde habían sido retenidos, por temor a ser llevados a China.

En Pekín, el Ministerio de Asuntos Exteriores no quiso hoy confirmar el intento de traer a China a los 52 taiwaneses detenidos en Malasia, y el portavoz Lu Kang se limitó a subrayar que “en principio, la política de una sola China debe ser respetada al establecer relaciones con otros países”.

Según la agencia Xinhua, los casos de Kenia y Malasia son sólo la punta del iceberg de un elevado número de mafias dedicadas a fraudes telefónicos que han operado desde fuera de China y Taiwán, sobre todo desde el sureste asiático pero también en África o el este de Europa.

En sus primeros años de acción se dedicaron a estafar a ciudadanos en Taiwán, pero hace unos 10 años cambiaron sus objetivos a China, cuando en la isla se endureció la lucha policial contra estos delitos.
China y Taiwán, de acuerdo con el medio oficial, condujeron 47 operaciones conjuntas contra estas mafias en las que se detuvo a 7.700 sospechosos, 4.500 de ellos taiwaneses.

Sin embargo, según dijo a Xinhua el experto en derecho Liu Huawen, de la estatal Academia China de Ciencias Sociales, Pekín ha optado por no entregar más la gestión de estos casos a Taiwán “porque se les sancionaba ligeramente, e incluso se les ponía en libertad, por lo que proseguían con esos delitos”.

Ante el conflicto, primero de gran calado que enfrenta a China y Taiwán desde la victoria electoral de los independentistas en las elecciones isleñas de enero, Pekín y Taipei han acordado que una delegación gubernamental taiwanesa viaje a territorio chino para intentar limar asperezas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.