Noticias 7 Dias Navidad

Conclusiones del comité serán públicas, De la Guardia

7

Para descartar las críticas de opacidad exteriorizadas por Joseph Stiglitz, Panamá publicará las conclusiones a la que llegue la comisión convocada por el gobierno actual, cuya labor es revisar las prácticas del sector financiero, para que recomiende las acciones que fomenten las transparencia del sistema, afirmó el ministro de Economía, Dulcidio De La Guardia.

“La posición de la República de Panamá es que el informe de la comisión se va a hacer público, como ya se hizo público el primer informe”, afirmó De La Guardia en entrevista a medios internacionales en Washington.

De La Guardia, se encuentra en la capital estadounidense en el marco de la asamblea anual de otoño boreal del FMI y el Banco Mundial, que cerró este fin de semana. “Las recomendaciones de ese primer informe ya fueron tomadas en cuenta por el Gobierno”, indicó.

A raíz del escándalo de los Panama Papers, el Gobierno Central, convocó e instaló al comité Independiente de Expertos para el Centro de Servicios Financieros y Corporativos de Panamá, el 29 de abril del año en curso, en un evento que contó con el Jefe del Ejecutivo Juan Carlos Varela Rodríguez.

Estaba conformado, inicialmente por cuatro panameños y tres extranjeros, entre ellos el premio Nobel de Economía, el estadounidense Joseph Stiglitz y el especialista anticorrupción suizo Mark Pieth. Ambos, Stiglitz y Pieth renunciaron en agosto, denunciando falta de transparencia y limitaciones, este evento en su momento fue catalogado como un hecho “desafortunado” por De la Guardia, ministro de Economía.

La instalación del reseñado comité, surgió a raíz de una investigación liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), en torno a las prácticas de la firma Mossack Fonseca, propiedad del entonces presidente del partido Arnulfista y Asesor del Presidente Juan Carlos Varela Rodríguez, que habría creado por años complejos entramados de sociedades offshore para que líderes políticos, deportistas y empresarios ocultaran sus patrimonios.

De la Guardia, dijo que el querer de Panamá, era que el trabajo de los expertos “estuviera enfocada en identificar las debilidades del sistema panameño y (hacer) recomendaciones hacia Panamá”. Sostuvo que los especialistas internacionales “Stiglitz y Pieth querían utilizar la comisión para hacer recomendaciones mundiales”.

El titular de la cartera de economía rememoró, que en abril pasado Panamá rubricó con EEUU un acuerdo para el intercambio automático de información financiera entre ambos naciones, y que espera acordar este mes de octubre la convención multilateral de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico,(OCDE) para la asistencia fiscal.

(La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, (OCDE) es una organización intergubernamental compuesta actualmente por 42 países (34 miembros plenos) y ocho países adherentes. Su misión es promover políticas que mejoren el desarrollo económico y el bienestar social de personas en todo el mundo).

El premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, en entrevista otorgada a la revista Vanity Fair manifestó, que sólo un par de semanas después de la publicación de los Papeles de Panamá, recibió una llamada de la vicepresidente Isabel Saint Malo, pidiéndole que formara parte de una comisión especial que Panamá estaba preparando.

Según Stiglitz, el objetivo era recomendar medidas que Panamá podría adoptar para promover la transparencia en la industria de sus servicios financieros fuera de su territorio, no sólo los bancos, sino toda la gama de “proveedores de servicios”, incluyendo los bufetes de abogados, uno de los cuales había abierto inadvertidamente una ventana a lo estaba pasando.

El economista, llegó a dudar de la seriedad de Panamá, dijo que dos puntos lo convencieron para participar en el comité, que “la vicepresidente volara a Nueva York para reunirse conmigo en mi oficina en la Universidad de Columbia, una indicación de que el gobierno podría ser serio. En segundo lugar, el gobierno también buscó la participación de Mark Pieth, quien ha dedicado gran parte de su vida a luchar contra la corrupción, el soborno, y los paraísos fiscales. Pieth conocía en detalle cómo los estándares mundiales estaban mejorando, y cómo la soga estaba apretando alrededor del cuello de los paraísos fiscales”.

El Nobel, manifestó que el intermediario entre el gobierno y la comisión, era la abogada Maruquel Pabón de Ramírez, agregó que ella envió al grupo un correo electrónico donde el tema principal de su agenda propuesta era la “confidencialidad del informe”. Sostuvo que ingenuamente, Pieth y él (Stiglitz) habían asumido que un gobierno que les pide producir un informe sobre transparencia, se comprometería a la transparencia en la publicación del mismo.

Stiglitz, indicó que habían solicitada en reiteradas ocasiones ayuda económica, sin embargo no recibían respuesta por parte del gobierno, y no es hasta el 29 de julio, transcurridas casi nueve semanas, la viceministra interino de Asuntos Exteriores, Farah Urrutia, nos envió un correo electrónico donde indicaba a la comisión a mantener el alcance de su investigación estrecha y el rechazo de la solicitud de fondos para apoyar el trabajo. Indicó que el correo electrónico simplemente ignoró la insistencia de ellos en el compromiso con la transparencia.

Sostuvo el economista internacional que la Comisión había acordado que no iba a continuar sin tal compromiso. Indicando que era claro que estaban en desacuerdo con el gobierno. Dijo Stiglitz que “en ese momento, el co-presidente de la comisión, Alberto Alemán Zubieta, dijo que iba a venir a Nueva York. ¿Podríamos reunirnos? Organicé un desayuno el 1 de agosto en Community Food & Juice cerca de Columbia, normalmente demasiado ruidoso y abarrotado de estudiantes para una conversación seria, pero es ideal con los estudiantes fuera por el verano”.

“El propio Alemán fue acompañado por uno de los otros miembros de la comisión, Domingo Latorraca, que trabajó con la firma de auditoría Deloitte en la Ciudad de Panamá. Alemán y Latorraca habían llegado a la conclusión de que el gobierno no cumpliría con nuestras peticiones”.

“En consecuencia, recomendó que se disolviera la comisión. Mi opinión fue que una renuncia conjunta de todos los miembros tendría el mayor impacto en el gobierno, y se pidió a Anya (esposa de Stiglitz) a elaborar una carta conjunta”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.