¿Cuánto cuesta caer en uno de los huecos de nuestras calles ?

2
Caer en un hueco o una alcantarilla sin tapa no solo es irritante para cualquier conductor. También puede costar un ojo de la cara.
Las “historias de terror” sobre cráteres que dañan suspensiones, rines y llantas son cosas de todos los días, como cuenta a Noticias 7 Días Abilio Martínez Castro, quien desde hace cuatro años conduce un Nissan Sentra B-13 del año 2012, que pronto tendrá que reemplazar. Como buen taxista, nadie le echa cuentos sobre el estado de la red vial de la ciudad capital.
Abilio se las ha arreglado para “chifiar” la mayoría de los huecos que se encuentra, pero no pudo esquivar un enorme agujero en Pueblo Nuevo, cerca al Primer Ciclo Panamá. El daño que le causó a su auto este bache aquella mañana de hace un año y medio, le costó nada menos que $200. Y eso sin contar el tiempo y dinero que perdió en el día por no poder hacer carreras.
“Eso no era un bache. Prácticamente se había derrumbado la calle. Se me fue el amortiguador, se me fue la ‘V’ y se me fue la suspensión de ese lado”, cuenta el transportista.
“El mantenimiento de la suspensión es bastante caro, porque los amortiguadores están costando alrededor de $65 cada uno. Uno, cada año y medio, tiene que cambiarle la suspensión, porque por más bueno que sea un amortiguador, con las calles que tenemos en Panamá, es muy difícil mantener el auto”, explica.
“Y eso dependiendo de que no caigas en un bache, como le decimos aquí, pero que más bien son cráteres”.
Lo que le sucedió a Ariel Friedman con un bache sobre el puente de las Américas no solo le costó $250 en reparaciones, sino que le arruinó su viaje de fin de semana a la playa con su familia.
“Fue hace dos años”, comenta Ariel, dueño de un Renault Megane 2. “Viajando hacia Arraiján, en el paño derecho, caímos sobre un bache que no era ancho, sino profundo. Entonces el carro empezó a fallar”.
Ariel Friedman y su familia tuvieron que dar la vuelta hacia Panamá, directo hacia un taller. “Se le había ido un relay, una pieza eléctrica”, señaló. “No es la misma cosa caer en un bache en una calle de asfalto, que amortigua un poco el impacto, que en una carretera de concreto”.
“Sale sobrando decir que ahora cuando paso por el puente de las Américas, ya no tomo ese paño”, comenta entre risas.
IMG-20160107-WA0061
 Calles deplorables

Al respecto, la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA) advirtió que las condiciones de las vías en la ciudad capital están generando problemas no solo económicos, sino también en la salud.
El presidente de la SPIA, José Tuñón, señaló que parte del problema vial radica en la falta de un presupuesto dirigido al mantenimiento y a la falta de inspección de las obras al momento de la construcción.
“Tomar las muestras, hacer los laboratorios y las pruebas correspondientes…”, así se podría garantizar la durabilidad de los trabajos.


Con la entrada en vigencia de la descentralización estatal, que otorga más facultades administrativas a los municipios, la SPIA propone al Ministerio de Obras Públicas (MOP) que capacite cuadrillas municipales, principalmente en las alcaldías de mayor ingreso económico, para que se encarguen del mantenimiento de vías de circulación vehicular y peatonal.
El MOP, por su parte, informó que durante el año 2015 fueron utilizadas 48,787 toneladas de asfalto en Panamá.
Un programa de recuperación de vías (parcheo), con el apoyo de cuadrillas del interior del país, se desarrollará en la ciudad capital inicialmente.
Estos trabajos tomarán 20 semanas con parcheo asfáltico, mantenimiento, limpieza y reconstrucción de cunetas, construcción de cajones pluviales, de carpetas asfálticas, reposición y construcción de losas de pavimento de hormigón, limpieza y colocación de tuberías, reconstrucción de aceras y señalización, con una inversión de $43 millones ($43,666,342.62 cifra exacta).

https://www.youtube.com/watch?v=L6Gxs_79Hi4

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.