Dias Patrios

Día de los fieles difuntos

54

Por Bernardo San Juan

Hoy 2 de noviembre se celebra el día de todos los fieles difuntos o “Día de los Muertos” , ayer celebrábamos el día de Todos los Santos, sin embargo Panamá es festivo en las instituciones públicas, y se deja a criterio empresarial dar medio día festivo o no

El día de los fieles difuntos, es muy especial, de mucho sentimiento y amor, es nuestra alma que se une con la de quienes fallecieron, su cuerpo mortal quedó aquí, pero su alma jamás muere y está protegiéndonos y velando por nosotros.

Cuantas veces hemos estado en nuestra habitación o aposentos solos, y nos da la impresión que este alguien con nosotros, como si quisiera hablarnos y hacerse ver, es como una sombra a nuestras espaldas, es nuestro protector o protectora que trata de orientar nuestras vidas.

La conmemoración de Día de los Difuntos es algo muy entrañable en la que solemos acudir a los cementerios o campos santos donde reposan los restos mortales de nuestros seres queridos, sus almas están vivas y están con Dios, y pertenecen a nuestros abuelos a nuestros padres, hermanos, tíos y primos, son algo muy especial que cada año tratamos de recordar viendo sus fotos en las lapidas o mausoleos, son nuestra sangre y nosotros llevamos sus genes.

Cuantos de nosotros nos llevamos una silla y nos sentamos frente a las lapidas rezamos y conversamos en un escenario que solamente entendemos nosotros pero que conociéndoles a los que se fueron adivinamos sus contestaciones , sus palabras incluso sus enfados, y que felices somos cuando les hablamos, o quizás cuando les contamos las cosas que a nadie le diríamos, son nuestros confidentes silenciosos, son nuestra familia y amigos, hoy muertos ayer vivos con quienes compartíamos todo , fueron los que nos educaron, los que nos inculcaron su amor y FE con Dios , con Jesucristo y la Virgen Maria, son por siempre nuestros testigos ausentes de lo que hacemos , hablamos incluso de lo que pensamos. Son ausentes de este mundo que están presentes en nuestro corazón en nuestras mentes y en nuestra alma fiel reflejo del contexto religioso y creencia en nuestro Creador.

¿Cuánta gente nos ve, cuántas personas nos observan cuando estamos mirando las fotos en las lapidas del camposanto de nuestros “muertos ausentes”?  Miramos las fotos como si quisiéramos ver cómo están envejeciendo con nosotros, y tratamos de adivinar cuántos años tendrían ahora si todavía estuviesen con vida y qué bonito seria, poder abrazar a quienes tanto amor y cariño nos dieron que fantástico seria que una vez año pudiésemos revivir el pasado para gloria del presente. A la vida se llega llorando y nos vamos con una lagrima en medio de la soledad, por muchas personas que estén a nuestro lado, solo quedaremos nosotros y Dios.

Esa es la vida, la que muchos no sabemos vivir, la que desgastamos, la que nos toca vivir en este siglo XXI en medio de “Guerras y Paz”, pero en el recuerdo permanente en Dios y en nuestros seres queridos

Leave A Reply

Your email address will not be published.