Noticias 7 Dias Navidad

El discurso de Trump en las Naciones Unidas

12

Bitácora

Ebrahim Asvat

Vivimos tiempos interesantes. En materia de la globalización nadie se hubiera imaginado a un Presidente de los Estados Unidos quitándole la  bandera a la Izquierda Internacional.

Ese discurso del Presidente Donald Trump en las Naciones Unidas tiene importantes principios que ameritan una valoración. Como bien manifesté cuando la potencia económica y militar más poderosa del mundo cambia de dirección nos toca a todos ajustarnos a las nuevas reglas.

Los Estados Unidos se regirá por sus propias reglas de forma independiente sobreponiendo el control, la dominación y el gobierno global. En otras palabras los organismos internacionales no le impondrán las reglas y conductas para dirigir las acciones y obligaciones de los Estados Unidos con el mundo.

Los Estados Unidos esperan que la comunidad internacional honre su soberanía a cambio de su permisividad a que cada Estado se rija por sus propias costumbres, tradiciones y creencias.

La nueva doctrina de los Estados Unidos se ha definido como de “Realismo con principios”. Salimos de la dicotomía entre politólogos americanos entre idealismo e idealismo. Los idealistas promueven unos Estados Unidos interventor en la comunidad internacional con el firme propósito de instaurar sus principios y valores americanos en el  mundo y sus ideas de democracia y libertad. Los realistas  proponen unos Estados Unidos que se preocupe únicamente por sus intereses vitales y dejar al mundo caminar como desee.

Política exterior

La nueva forma de visualizar la política exterior americana es una derivación del realismo en la política exterior pero dirigida mas a marcar algunos puntos en las acciones de los Estados Unidos que definan el comportamiento esperado de sus adversarios y los conmine a aconductarse sin exponer una presencia o intervención militar americana en suelo extranjero. Aquí entran las medidas económicas aplicadas a países como Irán, Corea del Norte, Rusia, Venezuela o contra políticos y empresas que comercien con los países sancionados.  También entran dentro de esta definición los bombarderos quirúrgicos efectuados a países como Siria por supuestos comportamientos distantes a las reglas internacionales (uso de armas químicas contra civiles).

Esta nueva política exterior pretende liberarse según Trump de viejos dogmas, ideologías desacreditadas y la opinión de expertos que han demostrado a través de los años y los tiempos que han estado equivocados una y otra vez.    Esto en alguna manera explica los encuentros entre Trump y Kim  en Singapur  y Trump con Putin en Helsinki. Ambos a la vez sujetos de medidas sancionatorias económicas por parte de los Estados Unidos a sus respectivas naciones.

De igual forma, los Estados Unidos se aleja de la libertad comercial entre naciones luego de ser su mayor promotora. Se considera engañada y afectada por las ventajas asumidas por el mundo en su buena fe. De ahora en adelante las relaciones comerciales tendrán un mayor carácter bilateral y las tarifas impositivas a productos extranjeros un mecanismo de protección y un instrumento de su política de seguridad nacional.

Mundo de Trump

Los Estados Unidos esperan reformas importantes de las organizaciones internacionales como las Naciones Unidas y sus agencias. Y se reserva el derecho a retirarse como lo hizo del Consejo de Derechos Humanos.

Igualmente aunque nunca ratifico el estatuto de la Corte Penal Internacional deslegitimiza dicha institución y mantiene reservas significativas a su jurisdicción, competencias y autoridad.

Y he aquí lo más importante de su discurso y un principio que  en parte debe ser acogido en el mismo sentido por nuestro país.

Estados Unidos lo gobiernan los estadounidenses.   Rechazamos la ideología de la globalización y abrazamos la doctrina del patriotismo.

“Alrededor del mundo, los Estados responsables deben defenderse frente a las amenazas a su soberanía no solo de la gobernanza global (OECD, Foro Global, GAFI,  Unión Europea y sus  listas negras) sino también de nuevas formas de coerción y dominación.”

Y es en el Hemisferio Occidental donde se refiere a la ratificación en pleno Siglo XXI de la Doctrina Monroe  al señalar su compromiso de mantener la independencia de este hemisferio de la intrusión de poderes extranjeros.   (Cualquier referencia a la República Popular China está de más).     Aquí hay algo a la cual debemos prestarle atención pues los Estados Unidos propondrá cambios legislativos en la América Latina para impedir la inversión China en áreas consideradas estratégicas y de seguridad nacional de esas naciones.  Y esa propuesta vendrá para la propia protección de los países del hemisferio occidental carentes de la suficiente madurez política para  proteger sus propios intereses vitales.    Así ve los Estados Unidos al grupo de naciones allende el Rio Grande.

Y esta propuesta es cónsona con la nueva política exterior de Realismo con Principios.

Ya por décadas se hablaba en Panamá que estábamos bajo el paragua del Pentágono.  En realidad la América Latina está bajo el paragua del Pentágono y en igual forma en pleno Siglo XXI lo está toda Europa.

Si bien los países pequeños debemos ajustarnos en el territorio del Águila para no ser devorados, aquellos que apostaron a su propio bienestar antes que a su propia independencia y soberanía como lo hicieron los países europeos están en peor coyuntura.

El mundo con Trump ha cambiado y el Rey se dio cuenta que lo estaban desnudando.

.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.