El padre Cosca: exorcista panameño

203

“Existe el mal y el bien, de eso no tenga duda”, aseguró el reverendo David Cosca, guía espiritual en el templo Divina Misericordia y exorcista panameño reconocido por el Vaticano.

El cura que se recupera de un derrame que le sobrevino repentinamente en octubre de 2015, ha realizado cinco exorcismos, autorizados por los jerarcas de la Iglesia católica.

Cosca señaló que desde que empezó el mundo con el primer libro de la Biblia- Génesis- se habla de estas dos fuerzas; incluso, San Pablo lo vuelve a tocar en la carta a los Efesios.

posesion

Su primer experiencia como exorcista fue en 1986 cuando aún Marcos Gregorio McGrath Renauld (q.e.p.d.) era el arzobispo emérito de la arquidiócesis de Panamá. En aquella época fue trasladado como párroco a Cerro Viento, San Antonio, distrito de San Miguelito.

“Ha pasado mucho tiempo, pero lo recuerdo muy bien. La posesión se dio en una joven de 28 años, que se fue a la provincia de Darién en busca de poderes y le dieron la pluma de un pájaro que se llama “Macuá” y desde ese momento su vida cambió”.

Según el clérigo, la joven fue poseída por un brujo o cacique que hizo con ella todo lo que quiso. “Ella buscaba poderes para solucionar muchas cosas en su vida y poco a poco se metió en ese campo de la oscuridad”.

“Sencillamente, la joven se entregó a las prácticas diabólicas y a esas magias esotéricas y fue poseída mentalmente por el cacique”, relató.

Recuerda que tras estudiar el caso, le mostró el expediente a monseñor MacGrath, quien inmediatamente autorizó el exorcismo.

EXORCISMO

Fue muy reservado en detallar cómo logró liberar a la muchacha de la posesión; sin embargo, señaló que el procedimiento es un rito o fórmula del exorcismo que contiene el libro de Roma (Vaticano), que hay que seguir al pie de la letra, porque es lo que la Santa Madre Iglesia ordena en esos casos. “Ese ritual no todos lo conocen ni tienen acceso”, sostiene.

“ Al momento de liberar a la joven no fue traumático para mi, porque no tenía miedo, lo que es importante al iniciar el ritual de liberación”, sostiene, a la vez  explicó que el exorcismo que se le realiza a los endemoniados no es parecido a las escenas que se aprecian en la película de terror ” El Exorcista” que protagonizó la actriz estadounidense Linda Blair, cuando tenía 14 años.

Cosca explicó que el derecho canónico establece que para realizar un exorcismo, un sacerdote tiene que estar preparado y obtener el permiso del arzobispo, quien es el superior jerarca de la Iglesia católica.

Hay otros casos de liberaciones de personas oprimidas en las que grupos de oración y sacerdotes pueden realizar sin autorización, pero cuando se trata de posesión demoínaca solo el arzobispo, de acuerdo a la experiencia y conociendo del cura, da su aval.

El padre Cosca reveló que no recibió los conocimientos en Roma para practicar el rito del exorcismo, sino que la experiencia lo da el camino con los años y las enseñanzas de otros sacerdotes que lo han practicado.

Aseguró que en Panamá hay mucha gente escéptica, que no cree que una persona pueda ser poseída en determinado momento. “Jesús en la tierra liberó a gente poseída. La Biblia señala el caso del endemoniado de Gerasa, a quien Jesús liberó de una legión de espíritus inmundos que entraron en los cuerpos de una gran piara de puercos, que despavoridos cayeron al fondo del mar de Galilea, esa es una realidad que hasta los papas lo han abordado”.

Sin embargo, Cosca indicó que la mayoría de los mitos, leyendas y cuentos que giran alrededor de la Semana Santa como por ejmplo que el demonio anda suelto a las 12 medianoche del Viernes Santos, no tiene otro objetivo que hacer que la gente respete la Semana Santa y sobretodo el día que Jesús murió en la cruz.

“Es cierto que se comenta, aún en esta época, que los esotéricos, los santeros y los brujos aprovechan la Semana Santa para realizar ciertos ritos, porque ellos piensan que es un momento muy enigmático y cargado de muchos poderes, cuando en realidad es un día de gracia, porque fue el día que Cristo murió para salvarnos. ” Lo que ocurre es que toman eso como un pretexto para doblar o aumentar sus fechorías esotéricas, que no tienen ningún efecto.

El sacerdote sostiene que cuando la gente cae en el mal es porque tiene una voluntad muy débil y con esa condición puede ser presa de cualquiera situación. “El demonio no va a tacar a quien no quiere y lo único que se tiene de parte del mal son las tentaciones, por lo que es voluntad de cada persona decidir el camino que desea, eso es de libre albedrío.

https://www.youtube.com/watch?v=ZTsaqpm-Ma4

Leave A Reply

Your email address will not be published.