Dias Patrios

Empleados de Google piden poner fin a una cultura que “protege” a acosadores

9

San Francisco, Estados Unidos / EFE

Empleados de Google de todo el mundo protestaron hoy en una acción coordinada internacionalmente contra la que consideran es una cultura que “protege” a los acosadores sexuales en la empresa, después de que el New York Times publicase el caso del cofundador de Android Andy Rubin.

De acuerdo con lo revelado por el rotativo neoyorquino, en 2014 el actual consejero delegado de Alphabet -matriz de Google-, Larry Page, pidió la renuncia a Rubin al considerar la compañía “creíbles” unas alegaciones según las cuales éste habría forzado a una empleada a practicar sexo oral con él en un hotel.

El cocreador del sistema operativo para móviles Android -que Google compró en 2005- abandonó entonces la compañía, pero su renuncia fue presentada al público como “amigable”, no se hizo ninguna mención al escándalo sexual y Rubin recibió una compensación de 90 millones de dólares.

“El artículo abrió una ventana a una cultura que nosotros, como empleados de Google, conocemos bien”, indicaron Claire Stapleton, Tanuja Gupta, Meredith Whittaker, Celie O’Neil-Hart, Stephanie Parker, Erica Anderson y Amr Gaber, los organizadores de la protesta de hoy.

“Estas historias son nuestras historias. Las compartimos en voz baja con nuestros colegas de confianza, amigos y familiares. Somos miles de trabajadores, en todos los niveles de la compañía. Y ya hemos aguantado demasiado”, apuntaron los organizadores.

Las protestas se iniciaron en los edificios que la compañía tiene en ciudades asiáticas como Singapur y Tokio, se extendieron por Europa en plazas como Londres, Dublín, Berlín y Zúrich, y finalmente alcanzaron Estados Unidos con acciones en Nueva York, Chicago y varios puntos de California.

En el estado de la costa oeste de Estados Unidos (EE.UU.), los trabajadores salieron a la calle en Mountain View (sede la empresa), San Francisco, Sunnyvale y San Bruno.

En la protesta de San Francisco, llevada a cabo en la zona céntrica del Embarcadero de la ciudad, donde la compañía tiene sus oficinas, los manifestantes portaban carteles en los que se podían leer consignas como “Basta de proteger a los acosadores” y “Yo también renunciaría por 90 millones”.

“Todos los empleados de la compañía merecen protección. Lamentablemente, la dirección ha demostrado que nuestra seguridad no es su prioridad. Hemos esperado a que ellos lo resolviesen, pero hemos llegado a la conclusión de que nadie lo hará si no lo hacemos nosotros”, dijeron los organizadores.

Foto: EFE

Leave A Reply

Your email address will not be published.