Falta de protección del Ministerio Público hacia ciudadanos

6

Luego del incidente que se registró en el sector de Panamá Oeste y en el que resultó muerto un menor de edad, se han dado algunas reacciones, entre estas el presidente de la Asociación Panameña de Propietarios de Armas (Appa), Isaac Brawerman, quien dejó entrever la falta de protección por parte del Ministerio Público hacia las personas que actúan en defensa propia.

Cada vez que hay un caso de legítima defensa el fiscal lo que hace es, de una manera negligente, inconsciente e irresponsable, decomisar el arma a la persona que se deficiente con la excusa de que ese es el protocolo que tiene que seguir, cosa que es totalmente falso, y le dejan el arma encajonada simplemente porque en algún momento tenían que hacer alguna prueba”, manifestó.

Ante esta situación hizo un llamado a la Procuradora General de la Nación para que se pronuncie a favor de las víctimas “y que entienda que en los casos de legítima defensa, lo peor que uno puede hacer es decomisarle el arma a la víctima porque al día siguiente pueden venir los delincuentes y terminar de acabar con la vida de la víctima”.

Por otro lado, Brawerman cuestionó la medida prohibición que importación de armas por parte del Ministerio de Seguridad, y explicó que actualmente el único mercado legal es el de segunda mano, en el cual el costo de las armas puede alcanzar hasta los 5 mil dólares, lo que deja indefensa a una gran parte de la población.

El Código Penal panameño en el Capítulo IV (Causas de Justifiación) señala en su artículo 31.” No comete delito quien actúe en el legítimo ejercicio de un derecho o en cumplimiento de un deber legal”.

Artículo 32 “No comete delito alguno quien actúe en legítima defensa de su persona, de sus derechos, o de un tercero o sus bienes, siempre que las circunstancias así lo requieran.

La defensa es legítima cuando incurran las siguientes condiciones:

1. Existencia de una agresión injusta, actual o inminente de la que resulte o pusira resultar afectado por el delito.

2. Utilización de un medio racional para impedirlo o repeler la agresión y

3. Falta de provocación suficiente por parte de quien se defiende o es defendido.

Se presume que actúa en legítima defensa quien razonablemente repele al que, sin su consentimiento, ha ingresado a su residencia, morada casa o habitación.

Las declaraciones de Brawerman se dieron a través de RPC Radio.

Leave A Reply

Your email address will not be published.