El fútbol cuando se nos va de las manos, y sus consecuencias

44

http://www.noticias7dias.com/wp-content/uploads/2019/03/TONI-HERN%C3%81NDEZBANNER-TONIc4-1.jpg

Toni Hernández

@tonihern

Un Everton – Tottenham de domingo en la Premier League. Un partido siempre clásico y entretenido, aunque ninguno de los dos está haciendo un buen año. En un momento dado, el jugador coreano de los spurs Son, se vuelve loco, pierde los papeles, y se lanza como poseído contra el portugués André Gomes. Le destroza el tobillo, se lo deja colgando, la foto en la que se aprecio el nivel de torsión da miedo y escalofrío. Le puede haber arruinado la carrera deportiva por una acción de rabia lejos de cualquier tipo de profesionalismo. Son lloraba al ver el resultado de su acto, pero ya era tarde.

Todos los jugadores que veían la escena no podían creerlo, alguno hasta rezaba. Pero como decimos, el mal ya estaba hecho, la carrera de Andrés Gomes, un buen tipo y un buen futbolista, en el aire, y todos mirando ahora hacia Son y lo que debería pasar con él después de lo que ha hecho. Y aquí todos tenemos un dilema enorme, profundo. ¿Buscamos venganza y le aplicamos una sanción equivalente al tiempo que Gomes esté fuera de combate? ¿Lo ponemos de ejemplo de lo que se tiene que hacer jamás?

Como decimos, el tobillo del jugador portugués sólo está en manos de la medicina y la naturaleza, y eso ahora mismo no tiene más ciencia que esa. Pero los actos deben tener consecuencias, y más que ser poco menos que carcelarias como algunas voces están pidiendo, que es posible que también, deben tener un talante aleccionador y formador para los jóvenes, que entiendan que esto es un deporte con valores fuertes y sólidos, y que no se puede uno tomar la justicia por su mano y mucho menos volverse loco de rabia. Nadie sabe qué se debe hacer… pero habrá que hacer algo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.