Guardianes de la historia del Istmo

21

Del amor por la cultura y el folclore nacional, surge, hace cinco años, el grupo de danzas Bailes y Alegorías Panameñas, dirigido orgullosamente por el artista Aris Acosta y hoy conformado por 80 integrantes en edades entre 14 a 30 años, de las provincias de Panamá, Los Santos, Herrera y Chiriquí.

Son una agrupación folclórica que combina de manera profesional artes como la danza, el teatro, el canto y la música. Aris reconoce que el trabajo en ocasiones es complicado por la diversidad de edades, pero logran hacer equipo, siempre bajo altos estándares de disciplina, disposición de tiempo y compromiso con el grupo, elementos que debe tener todo artista

Aris es un profesional con formación en teatro, danza moderna y ballet, que se independizó como artista desde que empezó a trabajar con un grupo pequeño, logrando lo que son hoy en día, un grupo joven y profesional que ya ha realizado grandes obras folclóricas como “Espumas del Pacífico”, “Vive Panamá” y ahora “Historias del Istmo”, desde hoy en escena desde las 8:00 de la noche, en el Teatro Balboa, a un costo de 25.00 y 10.00 dólares.

Lo que representa la obra musical

“Historias del Istmo” es su primer trabajo, tratando de hacerlo “un producto turístico” comprometido con el folclor. La obra recrea una cronología de hechos históricos de Panamá a través de la danza, el teatro, la música y el canto. El programa contempla ocho puntos, el primero titulado “El Encuentro”, con dos escenas, luego un homenaje al indio Urracá, y finalmente la escena del Corpus Christi, con seis danzas tradicionales.

IMG_0010 (Copiar)

Como valor agregado, todos sus vestuarios son confeccionados por artesanos panameños, entre ellos el Sr. José, de Chitré, y la Sra. Eneida, de Guararé. Hay montunas santeñas, montunas ocueñas, camisolas, vestidos españoles, de piratas; y máscaras para danzas del Diablico Sucio y el Gran Diablo o Diablo Limpio, con un valor de entre 100 a 150 dólares, máscaras zoomorfas y antropomorfas, todas artesanales hechas con papel periódico y barro.

La propia agrupación ha realizado actividades para obtener fondos que sufraguen parte de los costos de los vestuarios, con el apoyo también de algunos patrocinios. Solo en lavandería gastan 1, 500 dólares.

Por ahora, el grupo estará presentándose en la ciudad de Panamá durante una temporada de seis meses hasta el mes de junio. Esto ha requerido de mucha disciplina, tal como la aprendió Aris de sus grandes maestros como la profesora de teatro Dora Mckay, “Tía Dora”, el profesor de danza folclórica Armando Julio y el profesor de ballet clásico Ruso Diurecha, entre otros.

Proyección internacional

Bailes y Alegorías Panameñas, siendo un grupo relativamente joven, desde ya se vislumbra como uno de los mejores y tiene proyecciones internacionales a futuro. Han recibido invitaciones de algunos festivales mundiales en países como India y México, pero todas estas ofertas como lo indica Aris requieren de muchas actividades para recaudar fondos, financiamiento a través de patrocinios y el apoyo de muchas personas para que sea una realidad.

IMG_0131 (Copiar)

“Me siento muy orgulloso del trabajo que realizan cada uno de los chicos y las chicas. Tengo que valorar el esfuerzo que hacen para cumplir con las prácticas, porque comenzamos a trabajar con seis meses de anticipación y es difícil y extenuante para muchos que tienen familia y al mismo tiempo estudian y trabajan. Las personas que hacen arte, cultura y folclore y se dedican a este tipo de musicales son héroes de verdad”, expresa Aris.

A todos los artistas se les paga entre 75 a 100 dólares por presentación, remuneración que reconoce es muy baja, tomando en cuenta que han practicado por meses. “Las personas que nos dedicamos a esto en Panamá lo hacemos por amor al arte definitivamente”, dice con mucha franqueza.

Aris lamenta que en Panamá el pago que se le da a un artista no sea el más justo. “Es difícil esta profesión en nuestro país, yo quisiera que fuera más, tener más patrocinadores y colaboradores que se sumen a esta jornadas de trabajo de culturizar y valorar el trabajo de los artistas”.

Creador del Desfile de Las Mil Polleras

Graduado de Administración de Empresas Turísticas, ha trabajado como coordinador de eventos en el antiguo IPAT, hoy ATP. Fue el fundador y creador del famoso Desfile de las Mil Polleras en el año 2003. “Inició aquí en  Calle 50, no en Los Santos, pero cada gobierno tiene diferente gestión y se ha hecho un buen trabajo; se requiere hacer turismo hacia el interior del país y valorar nuestra riqueza en folclore y Los Santos, que es uno de los sitios que ha cultivado el amor por nuestra pollera nacional”, comenta Aris, quien en 2015 fue el coordinador del desfile con la ATP.

Es difícil trabajar y vivir de la cultura en nuestro país. “El INAC a través de su subdirector y directora actual han hecho una gran gestión para que esto sea una realidad y me han dado todo el apoyo, pero esto es un asunto de todo el país”, manifiesta.

IMG_0045 (Copiar)

Se requiere más cultura

Aris enfatiza firmemente que se necesita culturizar, dar más amor a lo nuestro, tanto de parte de la empresa privada como de instituciones públicas como la ATP, una de las que puede coadyuvar en la realización de este este tipo de eventos.

Considera además que se necesita trabajar en la legislación del INAC. “Debemos dar el paso para que llegue a ser una autoridad o un ministerio de cultura. Si hacemos una encuesta entre la diversidad de artistas que tenemos en nuestro país, la mayoría estarían de acuerdo con la creación de una autoridad o ministerio de cultura”.

“Todos los folcloristas y colegas debemos seguir unidos para mejorar la gestión del folclore y la cultura de una manera autosostenible y trabajar sobre los temas puntuales”, señala.

En Panamá, según estimaciones de Aris, tal vez no se esté valorando el trabajo que está haciendo la Escuela Nacional de Folclore, inclusive el avance en un Atlas de Bailes y Danzas Folclóricas y una legislación sobre el uso correcto de la pollera. Sin embargo, “el panameño quiere hacer las cosas bien con nuestro folclore y seguir valorando lo que tiene. Nos toca a todos dar nuestro aporte y seguir siendo comunicadores de las cosas buenas que están pasando en nuestro país y que contribuyen a que los jóvenes salgan de las calles”.

Un vivo ejemplo son muchos de los integrantes del ballet que provienen de barrios humildes, al igual que Aris, quien fue criado en el barrio de San Miguel, en Calidonia, y aman inculcar la cultura y el folclore a todos nuestros jóvenes, con el apoyo de todos aquellos que aprecian el arte.

https://www.youtube.com/watch?v=z8RZuRoWV0g

Leave A Reply

Your email address will not be published.