La “Cariñoterapia” del papa Francisco en México

1

El papa Francisco durante su visita al hospital pediátrico “Federico Gómez”, en Ciudad de México. EFE

México, 14 feb (EFE).
El papa Francisco visitó el hospital pediátrico “Federico Gómez” en Ciudad de México y agradeció a todas las personas que no solo dan medicamentos a los pequeños enfermos, sino que además con “la cariñoterapia” les ayudan.
Franciso estuvo acompañado por la primera dama, Angélica Rivera, durante su visita a las instalaciones del hospital y durante el saludo a los pequeños enfermos, muchos de ellos de cáncer.
Agradezco “a todas las personas que no solo con medicamentos, sino que con ‘la cariñoterapia’ ayudan a que este tiempo sea vivido con mayor alegría, dijo el papa en un breve discurso.
“Agradezco a Dios la oportunidad que me regala de poder venir a visitarlos, de reunirme con ustedes y sus familias en este hospital. Poder compartir un ratito de sus vidas, la de todas las personas que trabajan como médicos, enfermeras, miembros del personal y voluntarios que los atienden. Gracias”.
A los niños y a los doctores y enfermeras del centro, Francisco les contó cuando Jesús en el templo se encuentra con un anciano llamado Simeón y que provoca en él dos cosas: “un sentimiento de agradecimiento y las ganas de bendecir”.
“Yo acá (y no solo por la edad) me siento muy cercano a estas dos enseñanzas de Simeón”, les dijo.
Francisco agradeció “el esfuerzo de tantos que están haciendo lo mejor para que puedan recuperarse rápido”.
“Es tan importante sentirse cuidados y acompañados, sentirse queridos y saber que están buscando la mejor manera de cuidarnos, por todas esas personas digo: Gracias”, les dijo.
Por su parte, la esposa del presidente Enrique Peña Nieto le dijo: “Vamos a rezar mucho por usted como usted nos ha pedido”.
“Usted es grande por lo que dice, pero es mucho más grande por lo que hace. Desde el fondo del alma y con mucha alegría, le decimos muchas gracias por acompañarnos”, afirmó.
Francisco no solo habló de “cariñoterapía”, sino que la aplicó.
Pasó cerca de una hora saludando uno a uno a los 38 niños enfermos del hospital.
Los niños le abrazaban, no le querían soltar y Francisco tenía una palabra y una caricia para cada uno de ellos.
Incluso Francisco fue el encargado de dar la vacuna, unas gotas, contra la polio a uno de los niños, Rodrigo, y una niña, enferma de cáncer, le cantó el “Ave María”
También tocó la campana que replica cada vez que un niño se cura y sale del hospital.
Con esto, Francisco terminó los actos programados para hoy y descansará, ya que mañana tiene prevista su visita a Chiapas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.