La oscura realidad del matrimonio infantil

2

De acuerdo con los estudios, de no tomarse acciones e inversiones aceleradas, la región podría tener para 2030 la segunda prevalencia más alta de matrimonio infantil en el mundo, detrás de África subsahariana, y por delante de Asia meridional, la zona con mayores cifras.

Este organismo mediante un comunicado de prensa, precisó que mientras en otras áreas geográficas, especialmente en Asia meridional, se reportan bajas del 50 al 30 por ciento en los matrimonios infantiles durante la última década. América Latina y el Caribe mantiene tasas cercanas al 25 por ciento.

En tanto, la oficina regional de Unicef, con sede en ciudad de Panamá asegura que América Latina y el Caribe aparece como la zona del mundo que le fue imposible en los últimos 10 años reducir los matrimonios infantiles y las uniones tempranas.

CRECEN LAS CIFRAS

Según el informe, las cifras suelen ser más altas entre niñas indígenas, las que viven en zonas rurales y los grupos poblacionales de ingresos medios y bajos, en tanto, las uniones tempranas no formales son más frecuentes que el matrimonio legal.

María Cristina Perceval, directora del Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) para América Latina y el Caribe, explica que “lo que estamos viendo en otras partes del mundo es un progreso real para proteger a las niñas del matrimonio infantil. Sin embargo, no es el caso de nuestra región, donde una de cada cuatro mujeres está casada o en unión antes de los 18 años”.

 ‘El mayor riesgo de violencia sexual, maternidad temprana, abandono escolar, además de la exclusión social de su grupo de pares, es un claro indicador de que las niñas de la región están siendo, y continuarán siendo, dejadas atrás si no tomamos medidas ahora’, enfatiza Perceval.

‘En la región, la igualdad de las niñas está limitada por el impacto de la maternidad temprana, la violencia y las limitadas oportunidades de vida. No podemos mantener los ojos cerrados ante un potencial perdido y unos derechos olvidados’, de ahí el llamado urgente para poner fin a estas prácticas, afirmó Perceval.

REALIDADES ATERRADORAS
A juicio de la Unicef los matrimonios infantiles y las uniones tempranas en la región están asociados a la alta tasa de embarazos adolescentes, la segunda en el mundo, y al riesgo de violencia sexual, además de la desigualdad de género.

Factores a los que se suman otros como la pobreza, normas sociales, roles y relaciones de género, creencias y lagunas en las legislaciones nacionales.

 Las Naciones Unidas revela que 650 millones de mujeres en el mundo se casaron siendo niñas, de las cuales una de cada 10 radica en América Latina y el Caribe.

 PANAMÁ

De acuerdo con estas cifras, cada año más de 14 millones de niñas se casan antes de cumplir 18 años.

En 2015, Panamá aprobó la Ley 30 que modifica y deroga disposiciones del Código de la Familia, con el cual se prohíbe a los menores de 18 años contraer matrimonio. Con esta norma se modificaron artículos del Código de la Familia y del Menor que establecían edades mínimas, según sexo, para contraer matrimonio: 14 años para las niñas, y 16 años para los varones.

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.