La ‘penicilina rusa’ que ayudó a los soldados durante la guerra

18

En cualquier cocina del mundo se encuentran buenas especies para condimentar los alimentos y existen quienes desconocen su valor para la salud,entre ellos podemos mencionar los ajos, cebollas, cebollinos, miel de abejas, entre otros,

Conocido como la ‘penicilina rusa’, el ajo fue un gran aliado de los soldados soviéticos  durante la Segunda Guerra Mundial. Debido a la escasez de antibióticos el Ejército ruso se vio obligado a utilizar el ajo macerado de forma masiva.

Apreciado por sus efectos antibacterianos, el ajo junto a las cebollas y cebollinos es un miembro de la familia de las liliáceas. Más allá de sus propiedades medicinales, conocidas desde hace siglos, esta especie tiene un elevado contenido nutricional.

View this post on Instagram

🇮🇹 Aglio fermentato in miele.🍯🍯🍯🍯 L'aglio fermenterà nel miele e sarà pronto tra poche settimane, perdendo l'irruenza tipica dell'aglio fresco e sviluppando dolcezza e complessità. 🗒Per prepararlo è sufficiente riempire un barattolo di spicchi d'aglio spellati e miele, mettendo un peso che impedisca all'aglio di galleggiare. ➖ 🇬🇧 Garlic fermented in honey.🍯🍯🍯🍯 The gralic will ferment in the honey and will be ready in few weeks, loosing its pungency and developing a sweet deep flavor. 🗒It's easy to preprare, just cover peeled garlic cloves with garlic, ensuring that they don't float by placing a small weight on top. . . . . . . . . . #nutrition #organic #healthyfood #healthy #fermentedgarlic #recipe #cleaneating #eatclean #organicfood #pickles #garlic #localfood #healthyrecipe #local #fermented #eatingfortheinsta #onmytable #eatlocal #fermetedvegetables #fermentation #ancientfood #diet #fermentazione #futurefood #pickledveggies #healthyfoodideas #gutfood #chefmode #fermentalistamade #mangiovivo

A post shared by Fermentalista (@fermentalista) on

En 1916 el Gobierno británico comenzó a utilizar masivamente el ajo como antibiótico debido a la inexistencia de penicilina y los miles de muertos que generó la precariedad de la Primera Guerra Mundial.

Aunque el descubrimiento de la penicilina en 1928 por el bacteriólogo escosés Alexander Fleming no respondía a los intereses de los Ejércitos, la necesidad imperiosa de curar a los heridos durante la Segunda guerra mundial hizo que se ordenara la producción masiva del medicamento. Pero ante su escasez o ausencia, el consumo de ajo se hacía vital.

Leave A Reply

Your email address will not be published.