La situación económica y la percepción popular

0

La bitácora

Ebrahim Asvat

Si yo tuviera que elegir entre la palabra de un político o ministro y la voz del pueblo escogería la voz del pueblo. Políticamente es importante saber por dónde va la dirección del pueblo en la percepción de los problemas nacionales y aquellos que la aquejan. La sabiduría popular es más importante que la sabiduría de los tecnócratas y economistas. Lo digo porque más de un gobierno se ha desplomado por poner el peso de todas sus decisiones políticas en manos de tecnócratas y economistas. Ellos son como los cirujanos médicos. Solo piensan en el bisturí para resolver situaciones críticas o mejorar la condición del paciente.

Recuerdo la anécdota del economista y el político que van caminando por la acera y ven una moneda de un dólar en el suelo.  El político se agacha y recoge la moneda y dice: “Me encontré una moneda de un dólar”.   El economista sigue caminando y dice “No puede existir una moneda de un dólar en el suelo pues de existir ya otro la hubiese recogido”. Personeros del gobierno actual se ufanan en decir que vivimos un período de bonanza económica.  Somos el país más rico de América Latina.   Tenemos el crecimiento más alto de la región. Las instituciones financieras internacionales nos aplauden y se sorprenden por nuestro crecimiento. Sin embargo, a nivel popular o doméstico la actitud de la población en general es la de falta de oportunidades, vida más cara, las cosas no van bien.  Estamos mal.

En términos generales viendo los números fríos de crecimiento económico somos un país con crecimiento arriba del 5%. No obstante, la percepción es contraria. La pregunta es a qué se debe eso.  Porque a los personeros del gobierno de turno no se les cree. Las razones parecen estar en los detalles.

Un reciente informe de la firma consultora Indesa señala a las industrias que crecen son logística, puertos, telecomunicaciones, transporte y la construcción en segmentos específicos. Y los sectores que se contraen son el comercio al por menor (retail) bienes raíces (segmento alto) hotelería, agricultura y actividades inmobiliarias. La expansión del Canal de Panamá está generando nuevos ingresos y todas las actividades ancilares al Canal han tenido un dinamismo. Sin embargo, las áreas que benefician a la “concreta” se contraen.   El malestar es entendible.

El otro dato importante es el crecimiento real del consumo de los hogares. Las gráficas de Indesa demuestran una marcada contracción en los últimos cuatro años. Somos una sociedad de consumo y la marcada caída del consumo de los hogares genera insatisfacción.

Pero hay algo más.   Somos un país que vivimos del crédito tanto para viviendas como personal.   Las tasas de interés vienen subiendo y seguirán subiendo de aquí al 2019.    El bolsillo se aprieta.

Y en cuanto a la tasa de desempleo un reciente estudio ha demostrado como paulatinamente la tasa de desempleo ha ido aumentando en los últimos cuatro años.   Sigue siendo una tasa baja pero el ritmo de crecimiento no está creando los empleos pues indica que ese crecimiento se focaliza en áreas donde las necesidades de mano de obra son pocas.

La sabiduría popular conoce perfectamente lo que le ocurre.  Son los médicos los que no detectan los síntomas de ese malestar.

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.