La universidad para perros “malportados”

0

Hemos escuchado desde siempre que el perro es el mejor amigo del hombre, pero muchas veces no lo parece, cuando se hace difícil la convivencia en el hogar y áreas públicas.

Queremos llevarlo a pasear y es él quien nos pasea, arrastrándonos cada vez que caminamos. Cuando tenemos una visita, se le tira encima, ya sea por celos o para jugar e incluso intenta morder; en otras ocasiones se nos escapa o destroza zapatos, muebles y cables.

IMG_8185-(2)

Para Carlos Santos, director de la escuela de adiestramiento canino “My Best Friend” en La Chorrera, estos comportamientos suelen pasar cuando no sabemos establecer las bases de un vínculo óptimo y una jerarquía comprensible con el perro.

Santos se dedica tanto a la educación canina como al adiestramiento de perros para trabajos concretos. Tiene experiencia entrenando diversas razas.

Es licenciado en Administración de Empresas, trabajó catorce años en la Policía Nacional de Panamá, doce de ellos en la Escuela de Adiestramiento Canino de esta institución, donde se desempeñó como instructor de perros de protección y custodia y también participó en diversos cursos. Perteneció activamente a la escuadra de destreza y agilidad, la cual se dedica a brindar “show” con los perros amaestrados de la Policía Nacional.

Tiene tres perras, entre ellas una Golden retriever con cachorros.

“Es fundamental que el perro tenga buena salud y que no sea agresivo, porque si lo es, tomaría más tiempo su adiestramiento”, indica.

“Es importante enseñarle a responder de inmediato a una serie de órdenes para que ambos -dueño y mascota- logren entenderse en un mismo idioma, para así respetarse mutuamente y hacer sencilla y agradable la vida en común”, recomienda.

Santos brinda asesoramiento técnico en obediencia básica, obediencia avanzada, adiestramiento en trucos, paseo a sus mascotas, guardia y protección domiciliaria, guardia y protección comercial, detención de drogas y de explosivos.

El entrenamiento de obediencia básica lo recomienda desde que el perro tiene 4 meses y si requiere de enseñanza fisiológica desde los 2 meses. Esta última depende del dueño, si quiere que su perro aprenda a hacer sus necesidades fisiológicas en áreas verdes o si quiere que aprenda en “we we pads”, ideal para razas pequeñas que viven en apartamentos o si la persona no tiene tiempo para bajarlo.

Paseos y atención

Lo mejor sería adecuarlo a su horario de trabajo o tenerle una agenda diaria. Mínimo dos veces al día, 15 minutos en la mañana y 15 minutos en la tarde. “Deberían ser 45 minutos, pero depende del tiempo de la persona”, sugiere.

El perro en su estado salvaje no tenía cama ni comida procesada como hoy, antes tenía que cazarla. Es importante que esté limpio y fresco, que tenga agua las 24 horas y comida regulada. No tiene que adecuarlo a su horario, él debe adecuarse al suyo”, enfatiza.

Hotel para perros

Mientras sus clientes se van de vacaciones, viajes de negocios u otras actividades, Santos atiende sus perros y cuida personalmente de ellos en un entorno hogareño con espacios interiores de recreo y seguridad.

ENTRANDOR

Los perros a su cuidado pasan horas al aire libre, en instalaciones campestres con zonas de sombra y amplios espacios donde jugar, hacer nuevos amigos (en el caso de mascotas sociables) y marcar todo el territorio que quieran, siempre vigilados para garantizar su integridad.

Asegura que ya ha perdido la cuenta de cuántos perros han pasado por sus manos.  Actualmente su escuela tiene capacidad para 16 perros. Antes de ingresar, el perro recibe limpieza para que no contamine el área e igualmente al salir.

Cuando la familia necesita un espacio en algún momento de recreación o viaje, no recomienda dejar el perro solo.

Entrenamiento básico

Las órdenes básicas toman 15 días. Son ‘lets go’ (sin distraerse), ‘sit’, down’, ‘stay’ y ‘no’. “Las órdenes son para que usted mantenga la relación de líder con el perro, si no le exige en las correcciones, no logra tener esa relación ni mantenerla”, asegura.

¿Por qué las órdenes en inglés?

Indica que son palabras más cortas.  En una ocasión entrenó un perro de un chino que le tradujo las órdenes en su idioma.  “Puedes decirle en números, uno y se sienta, dos y se echa, como quieras. El perro aprende la repetición, no el idioma”. Las órdenes también pueden ser por señales.

Con entrenamiento básico el perro puede estar adentro de la casa, así puede corregir lo que hace mal.  “Déjenlo, él primero estará ansioso, pero cuando sabe que también tiene libertad, entra tranquilo. Recuerde no gritarle, mejor es decir NO”, aconseja.

ENTRENADOR

Nivel avanzado

La diferencia que hay entre el básico y el avanzado es la orden de “come”, con la cual el perro está totalmente suelto y aunque esté jugando con otros perros debe dejar lo que está haciendo. Se requieren ocho días más que el básico y va condicionado con un collar electrónico para cuando el perro tenga sus instintos en otra cosa, el dueño tenga cómo hacerlo venir.  También se le podría enseñar trucos.

En el mercado venden todo tipo de collares, pero para un nivel entrenado es recomendable un collar de pinchos que no le ocasiona ningún tipo de daño al perro. “Primero lo entreno conmigo, luego con el dueño, y aunque aparenta ser incómodo no lo es, porque realmente da resultados, puede transcurrir un año y el perro tendrá un mismo nivel”. La corrección con el collar de pinchos funciona, pues el perro siempre retará esa capacidad de mandarlos como líder de manada.

Como siempre dicen los entrenadores: “Al que no lo ha mordido un perro, no es entrenador”, reía muy convencido de lo que decía. Una vez lo mordió un perro en la barriga, relata que fue un perro de ataque cuando lo estaba entrenando en la Policía, el compañero soltó la manga y el perro lo mordió a él. Cuando un perro ataca solo la manga, se le califica como perros limpios.

“Para hacer un entrenamiento de guardia domiciliaria o guardia comercial ese perro es funcional, porque el delincuente no trae manga ni equipo, entonces el perro tiene que atreverse a morder”.  El perro es calificado como deportivo, si no ataca cuando la persona no tiene la manga,  es un perro limpio. Y se le considera un perro policial cuando se le da la orden de atacar y lo hace, según explica.

En su experiencia, asegura que uno de los entrenamientos más complejos es el de protección, porque se necesitan instintos como de caza, presa, lucha y defensa. Por ejemplo, el perro antidroga debe tener “nervio firme”, buen instinto de caza y de presa, pero los instintos de lucha y defensa no son necesarios.

En este entrenamiento, a través de juegos, introducen olores y aunque reconoce que es interesante, conlleva mucho trabajo y la remuneración no es mucha.  El tiempo que toma este entrenamiento depende de la intensidad en que se haga.  Un perro antidroga entrenado debe tener un currículum de ejercicios y prácticas en búsqueda de aviones, barcos, entre otras experiencias.

Clientes famosos

“Me ha tocado perros de clientes que me dicen te voy a pagar, pero honestamente yo siento que tú no me vas a poder entrenar ese perro, porque ese perro está loco”. Cuando ven los resultados se asombran del trabajo que ha hecho.

Ha entrenado perros de figuras reconocidas como Jimmy Papadimitriu y los abogados Morgan y Morgan. Cuando entrenaba a domicilio, impartía clases de media hora, ahora ya no lo hace, después de un accidente en moto.

Problemas psicológicos adquiridos o genéticos

Hay perros que presentan conductas bipolares por situaciones de maltrato. Una vez trató con un dálmata que lo habían recogido de la calle. “Cuando la persona lo rescató empezó tranquilo, pero en casa un día la persona agarró la escoba para barrer y el perro lo atacó. Suponemos tenía un trauma”. En esa familia mordió a tres personas. Cuando evaluó, el perro resultó ser sordo. El primer dueño probablemente no lo sabía y lo maltrató. Fue un perro abusado y de forma responsable le dijo al dueño que no podía regalarlo.

También trató una perra en la cual la agresividad era innata, pero el cliente quería una camada.  “La perra aplastó dos cachorros el primer día que parió.Los  mató casi a todos, el último que quedaba lo rescaté y cuando creció heredó toda la personalidad de su madre y mordía. Entonces era un problema genético”, aduce.

Un perro bien entrenado será como un hijo bien educado y, aunque aún su mascota siga haciendo desastres en la casa, respire, cuente hasta cien y lea el meme de un perro que dice: “Quizás te rompa los zapatos y la ropa, pero nunca te rompería el corazón”.  Tenga paciencia y acuda a los expertos para una mejor convivencia.

Leave A Reply

Your email address will not be published.