Lago Gatún, en su nivel más bajo en 103 años

13

El nivel del lago Gatún, en el mes de febrero, es el más bajo en la historia de 103 años del Canal de Panamá, confirmó Carlos Vargas, vicepresidente ejecutivo de Ambiente, Agua y Energía de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Esto a causa de que en los últimos dos años se registran estadísticas “bien críticas”, por ejemplo, 26 de los últimos 29 meses ha estado por debajo del promedio por efectos de la sequía.

El lago Gatún presenta 1.5 metros por debajo del nivel requerido en esta época, un déficit inmenso de agua tomando en cuenta que es un lago de 424 km2, mientras que en el lago Alajuela la situación es igualmente difícil, presenta 3.5 metros por debajo, de acuerdo con “las curvas guías” de la ACP.

“En los próximos meses, de mayo y junio, los niveles de los lagos pueden llegar a niveles suficientemente bajos como para que las plantas potabilizadoras tengan que reducir su producción”, advirtió.

Este panorama sería más difícil para todos los panameños, por lo que enfatiza que lo mejor es ahorrar agua a tiempo para poder sobrepasar esta crisis.

Panameños despilfarran agua
En 2015, unos 419 millones de galones de agua diarios fue el consumo contabilizado en las 9 plantas potabilizadoras que extraen agua cruda del río Chagres (agua represada en los lagos Gatún y Alajuela) para abastecer a la región metropolitana, Colón, Tocumen, La Chorrera y todo el corredor transístmico.

Este consumo graficado a través de los años fue calificado por Vargas como un aumento vertiginoso del consumo de agua potable y parte del mismo va en relación directa con el crecimiento y desarrollo del país, el turismo y la actividad económica.

Enfatizó que buena parte de este consumo obedece al despilfarro de los panameños utilizando el líquido en casa. “El agua, por tener un precio relativamente barato, no es cuidada adecuadamente y nos coloca de momento en un uso de agua per cápita muy diferente a lo que debe ser cuando nos comparamos con otra región del mundo”, señaló.

Plan de seguridad hídrica debe consensuarse
Ayer el Comité de Alto Nivel para Seguridad Hídrica, con el apoyo del Programas de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), anunció que el próximo 24 de febrero iniciarían las consultas del Plan Nacional de Seguridad Hídrica 2015-2050.

Se espera que estas consultas públicas y abiertas permitan que los grupos organizados, así como la ciudadanía en general, hagan sus aportes para enriquecer el plan, el cual será el instrumento de planificación nacional para definir las políticas públicas destinadas a mejorar el suministro de agua en cantidad y calidad aceptable.

En esta segunda fase, según Vargas, la comisión debe rendir un plan de seguridad hídrica a largo plazo que permita al panameño enfrentar las diferentes situaciones que se dan por el cambio climático y por la variabilidad climática normal.

Coincidió en que la percepción general es que ya estamos tarde, pero son temas que deben consensuarse con la comunidad, y el Estado ha convocado a las entidades relacionadas con el tema.

Destacó que el aporte de la ACP es de carácter técnico para proveer toda la información hidrometeorológica recopilada de más de 100 años, como la experiencia en la administración de recursos hídricos a través del manejo de reservorios con bases de datos, sistemas de adquisición de información en tiempo real, radares y sistemas meteorológicos de predicción.

“Por parte de la  ACP no nos toca exactamente definir la forma, el procedimiento, el momento ni los lugares en que se tiene que hacer, nos toca aportar toda la experiencia que tenemos en el manejo de los recursos hídricos”, aclaró.

Cuenca hidrográfica estresada
Reconoció que “el estrés” de la cuenca del Canal se complica porque el Idaan ha anunciado la construcción de tres nuevas plantas potabilizadoras que extraerán agua cruda precisamente del lago Gatún, y la ampliación de las plantas potabilizadoras de Chilibre y Sabanitas que extraerán agua del lago Alajuela. “Son casi 5 nuevas plantas, todas extrayendo agua de la misma cuenca hidrográfica”, remarcó.

En Panamá, un país con más de 500 ríos agrupados en una especie de macrocuenta que suman unas 52 y el quinto país más lluvioso del mundo, el recurso hídrico en su estado natural está disponible, tenemos la lluvia suficiente y el escurrimiento a través de los ríos, según explicó Vargas.

La mayor precipitación pluvial se da entre octubre y noviembre, pero en los meses secos de enero a febrero no hay precipitación y se necesitan obras regulatorias para que esos caudales que son variables a través del año puedan estar disponibles para las necesidades que son fijas durante el año, planteó.

Por otra parte, anunció que el proyecto de sembrado de nubes fue suspendido provisionalmente hasta que se encuentre toda la información necesaria que satisfaga y justifique el proyecto, puesto que, aunque se realizó en Panamá en 1983, existen dudas con respecto a los costos beneficios y se ha pedido un análisis exhaustivo que muestre si realmente es favorable y se pueda realizar.

Reiteró a la población el hábito de ahorrar agua y contribuir con el plan propuesto para el mejor manejo y desarrollo de los recursos hídricos. “De seguro que se encontrarán opciones pero deben ser discutidas con la comunidad”, indicó.

Leave A Reply

Your email address will not be published.