Leo Messi y Cristiano Ronaldo: no faltéis al respeto al rey balón

7

Por Toni Hernández 

[email protected]

Leo Messi y Cristiano Ronaldo son dos de los mejores jugadores de la historia, han dominado la última década del fútbol mundial sin ningún género de duda, ganando todos los títulos individuales habidos y por haber, dominando el Balón de Oro, la Bota de Oro, la Champions League, en definitiva, todo.

 Pero este 2018 ha cambiado las cosas, al menos en parte, porque aunque Messi puede seguir siendo considerado el mejor jugador del mundo, que más que probablemente lo sea, el premio “Te Brest”, otro de esos inventos del circo del fútbol para dar premios individuales a jugadores de un deporte de equipo, ha decidido que el vencedor en esta ocasión sea el croata Luka Madrid, que gano la Champions League con el Madrid y llevó a su selección a la final del Mundial de Rusia 2018. Justo o injusto nadie puede decir que no lo mereciera.

Hasta aquí todo normal, aunque bien es cierto que el podium es discutible, ya que donde no esté Messi va a faltar siempre algo, ya que aunque Argentina no hizo una gran Copa del Mundo ni el Barcelona ganó la Copa de Europa, sí lo hizo con la Liga y la Copa del Rey, y el 10 jugo un total de 54 partidos oficiales para anotar nada menos que 45 goles, siendo la novena consecutiva que marca más de 40 goles en partidos de competición durante un curso. Una absoluta barbaridad que sólo le dio para ser quinto en la clasificación de este premio, por detrás de Modric, Cristiano, Salah y Mbappé. Más llamativo si cabe es que Griezmann quedara incluso sexto, habiendo ganado la Europa League y el Mundial, y desvirtuando más si cabe este galardón. Pero el problema no es ese, ni mucho menos.

Las anteriores ediciones fueron ganadas por Messi y Cristiano, y por supuesto ambos acudieron a la ceremonia de entrega del premio, para recibir los aplausos y el reconocimiento de todo el mundo, de sus compañeros de profesión los primeros. Pero esta vez sabían que no iban a ganar y no fueron. Una falta de respeto muy grave al fútbol, a la gente que lo ama, a todos aquellos que les tienen como ídolos y referentes.

 Hoy en día, en este mundo tan global, eres una gran estrella porque te pueden seguir en todos los rincones del mundo como si estuvieras en casa de la gente, y eso conlleva una responsabilidad social, que debes atender, porque tienes que ser un ejemplo para los más jóvenes. El mensaje que mandan estos dos señores es que si no ganas no vale la pena acudir, que si no eres el mejor no tiene ninguna importancia, que si no te aplauden a ti tu no aplaudes a nadie. Valores repugnantes y que desde luego ayudan muy poco a tener un mundo mejor. Son dos de los más grandes de la historia por lo hecho en los campos de juego, pero eso sólo es una parte, hay que ser lo más importantes fuera de ellos, y tanto el portugués como el argentino han dejado pasar una gran oportunidad para demostrar que, además de buenos futbolistas, son buenas personas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.