Ley de Casco Antiguo para Santa Ana

25

La bitácora

                                            Por Ebrahim Asvat

El próximo gobierno tendrá la difícil tarea de reactivar la actividad económica en aquellos sectores que se han visto afectados en los últimos cinco años.

La agricultura, el sector construcción (en los últimos dos años) y los comercios en general han sufrido su impacto.  A pesar de obtener niveles de crecimiento en la economía aceptables a las luces de la región latinoamericana se reciente la falta de trabajo y el costo de la vida.  También una sensación de falta de atención e indiferencia del gobierno.  Las cosas se perciben como si no caminaran.

Pretender asumir que las respuestas están exclusivamente en manos del próximo gobierno es un error.  El próximo gobierno deberá incorporar al sector privado a la reactivación de estos sectores.   Como un aporte a ese impulso propongo incorporar al barrio de Santa Ana a la ley del Casco Antiguo. Démosle oportunidad a este corregimiento de reactivarse. Tiene una historia extraordinaria en la vida nacional y un conjunto de construcciones icónicas que merecen ser restauradas en todo su esplendor y las nuevas construcciones mantengan una equivalencia y equilibrio arquitectónico.

Desde una perspectiva turística el área que componen los corregimientos de San Felipe, Santa Ana, Calidonia merecen un plan de conservación y activación urbana. Debemos reconocer el esfuerzo realizado por el Alcalde José Isabel Blandón al restaurar la vía peatonal, recuperar las aceras en Calidonia y mejorar los parques comunales. Pero un esfuerzo de la magnitud requerida solo podrá realizarse con una participación del sector privado.

Es una pena como los corregimiento,  que en una era representaron el centro de la actividad económica y política del país,  han caído en el abandono y la desidia.  La población se ha trasladado a sectores más alejados de la ciudad y abandonado áreas cercanas a los centros de mayor actividad económica del país.  Es un desacierto inexplicable pero las oportunidades están allí.   Estoy seguro que con el movimiento de las nuevas generaciones por vivir en apartamentos,  crear un modelo de convivencia en estos corregimientos que mantengan sus valores monumentales históricos con un entorno de seguro y limpio debería ser un proyecto de interés a la nación.

Necesitamos ser creativos y sobre las bases de nuestras realidades.  Las oportunidades están frente a nuestros ojos.  Basta tener un ojo clínico y ver todas las posibilidades a nuestro alrededor.    Necesitamos crear empleos,  especialmente para los sectores con menos educación y competencias. Los errores en nuestras políticas educativas se pagan, pero esos bolsones de población deben tener una oportunidad.

Santa Ana y Calidonia son una gran oportunidad de renacimiento urbano a pocos metros de los centros neurálgicos del poder económico y político del país.  Requiere un pequeño empujón ampliando la ley del Casco Antiguo para que la incorpore.

Leave A Reply

Your email address will not be published.