Martinelli lo llevaron al Santo Tomas

15

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Panamá autorizó el traslado al Hospital Santo  Tomas  para una revisión médica del expresidente Ricardo Martinelli, extraditado este lunes desde EE.UU. y recluido en una cárcel aledaña a la capital.

“Magistrado de Garantías autoriza que diputado del Parlacen sea trasladado a Hospital Santo Tomás para revisión médica”, escribió el Órgano Judicial en su cuenta de Twitter.

Una fuente oficial comentó a Acan-Efe que tras ser regresado a la cárcel El Renacer tras una “diligencia de comunicación de derechos” celebrada en la sede del Supremo, un médico de la prisión constató que Martinelli tenía la presión arterial alta.

Durante esa diligencia el magistrado de Garantías, Gerónimo Mejia, dijo que Martinelli permanecerá en la cárcel tras ser extraditado por EE.UU. por un caso de escuchas ilegales durante su mandato (2009-2014), porque así lo decidió el pleno cuando pidió su detención preventiva ante el “peligro de fuga” en diciembre de 2015.

Ante el argumento de la defensa de que el expresidente padece de una condición crónica del corazón, Mejía dijo que “hoy mismo” ordenaría que médicos autorizados lo atendieran en la cárcel y que, si los galenos certificaban que “está en una situación de urgencia se autorizará el traslado” a un centro de salud, como solicitó la defensa.

Aclaró que ese traslado a un hospital no significaría una sustitución de medida cautelar de detención preventiva, una decisión que solo puede tomar el pleno, dijo por su lado Acan-Efe el defensor, Sydney Sittón.

La Dirección General del Sistema Penitenciario dijo este lunes en un breve comunicado que Martinelli fue “evaluado por personal médico de El Renacer a su retorno al penal” tras la diligencia judicial en el Supremo.

El galeno “recomendó su traslado la Hospital Santo Tomás para evaluación, la que es solicitada con el fin de atender su estado de salud”.

El Departamento de Estado de EE.UU. aprobó la extradición de Martinelli bajo la regla de especialidad prevista en un Tratado bilateral de 1905, lo que significa que el exmandatario solo será juzgado en su país por el caso de las escuchas, una de las cerca de 10 causas penales que le ha abierto el Supremo.

El proceso contra Martinelli por las escuchas ilegales durante su mandato (2009-2014) implica cuatro delitos que pueden costarle hasta 21 años de cárcel.

El expresidente es procesado por el Supremo dada su condición de diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Leave A Reply

Your email address will not be published.