Navalni denuncia trabas para abrir una sede electoral

2

Moscú, EFE.- El líder opositor ruso Alexéi Navalni, que aspira a competir en las presidenciales de 2018, denunció hoy que las autoridades de Vladivostok, en el extremo oriente ruso, le impidieron la apertura de una sede electoral en esa ciudad.

“En el camino del aeropuerto a la sede electoral los guardias de tráfico nos pararon el coche hasta en cinco ocasiones”, dijo al diario independiente “Novaya Gazeta” Ruslán Shavaddínov, empleado del Fondo de Lucha contra la Corrupción (FLC) dirigido por Navalni.

El activista añadió que el tráfico por el camino principal a la ciudad fue cortado, por lo que tuvieron que buscar rutas alternativas para legar a su sede
Una vez en el lugar, Shavaddínov y otros miembros de la campaña del opositor ruso no pudieron entrar en el edificio que habían arrendado anteriormente debido a un cambio de cerradura en el mismo que no les fue notificado.

Por su parte, el jefe de campaña de Navalni, Leonid Volkov, dio las gracias a los seguidores del opositor ruso en Vladivostok -unas trescientas personas, según sus cálculos- que “no tuvieron miedo” en expresar su apoyo al político, acudiendo a la fallida apertura de su sede electoral.

“Encontraremos otro edificio y volveremos”, prometió Volkov en un mensaje publicado en su página de Facebook.
Navalni anunció en diciembre pasado su intención de participar en la carrera al Kremlin en 2018, pero la condena que recibió recientemente por un polémico caso de malversación de fondos podría inhabilitarle como candidato, si fracasa el recurso contra la sentencia.

A pesar de esta circunstancia, Navalni, que en junio cumplirá 41 años, continúa abriendo oficinas electorales por todo el país, siendo estas o el propio opositor blancos de ataques de distinta índole.
Así el pasado marzo, unos desconocidos prendieron fuego a la puerta de la sede electoral de Navalni en San Petersburgo. El incidente se saldó sin víctimas.

Este mismo mes Navalni fue atacado con tintura verde indeleble que le arrojaron en la cara cuando se disponía a inaugurar la sede de su campaña electoral en la ciudad siberiana de Barnaul.
El opositor ruso volvió a sufrir la misma agresión en abril, que le causó graves daños en un ojo y le obligó a someterse a una intervención en Barcelona para evitar la perdida de la visión.

Pese a las agresiones, el opositor no aparca su agenda preelectoral y sus apariciones públicas.
Ayer mismo Navalni fue visto en un mitin contra el ambicioso plan de la renovación de la vivienda en Moscú. El político tuvo que abandonar el lugar de la convocatoria, que reunió a entre 5.000 y 20.000 personas, según diversos cálculos, acompañado por la policía.

Leave A Reply

Your email address will not be published.