El panameño secuestrado por la “triada del crimen”

103

El panameño vive secuestrado por la “triada del crimen”, miedo, ira y frustración, expresó el criminólogo, Marco Aurelio Álvarez, tras manifestar que los cambios en la Policía Nacional, “y a estas alturas”, no van a influir en la disminución de la criminalidad en el país.

Señaló que cuando se habla de criminalidad se refiere a las faltas a la norma y a la ley de parte de quienes delinquen, porque no importa la falta que sea, cualquier tipología que cometan, es criminalidad.

Álvarez se remitió a los datos estadísticas de los últimos años, que indican que en el 2015 la tasa estuvo en unos 400 casos; en el 2016, en 410 y que en el 2017 en 412.

 Agregó que si se hace una correlación de los tres años, el índice de homicidios no bajó, solo entre cinco y diez muertes, pero que la tendencia asesinato-homicidio anualmente sobrepasa los 400 muertos.

“Si vemos el indicador que habla de asesinatos y homicidio del 2018, marzo cerró con 96; abril 30 y mayo 30, y a estas alturas van 175 muertes sin incluir los tres primeros días de mes de junio. Y si hacemos una estadística cuatrimestral y le vamos a meter 175 muertos; la tendencia lo que nos está diciendo es que al 2018 podemos superar las muertes del 2017”, agregó el criminólogo en sus apreciaciones.

Mencionó que cuando se habla del indicador de asesinatos y muerte, “que es el mayor delito de violencia que hay”, es porque cuando usted le quita la vida a alguien, ya usted sobrepasó los controles que tienen los seres humanos para llegar a ese nivel de quitarle la vida a alguien.

Como factores que están incidiendo en que prevalezca cualquier tipo de violencia, Álvarez citó, entre otros, el resquebrajamiento de los valores morales y familiares, como el modelo social que está imperando, la impunidad en el sistema de justicia, (la cárcel para los hijos de los pobres y casa por cárcel para los hijos de los ricos).

Al referirse a lo que denomina la “triada del crimen”, mencionó que son las dificultades de una familia de poder enfrentar las necesidades diarias como la canasta básica, (vivienda, alimentación, transporte, y otros) lo que va produciendo en cada individuo ese miedo, ira y frustración.

Miedo al enfrentar la realidad diaria, porque no se sabe de dónde va a salir la violencia, y sin poder hacer nada, eso lo hace caer en frustración. Y si pone la denuncia son amenazados por los delincuentes, que dijo, “tienen secuestrada a la población” una situación de vieja data, por eso muchos omiten poner denuncias, lo que lo lleva a la frustración.

Leave A Reply

Your email address will not be published.