Dias Patrios

Recortes de impuestos y aranceles, las recetas económicas de Trump

6

 Washington, Estados Unidos / EFE

Los recortes de impuestos y los aranceles comerciales han sido las bases de la polémica agenda del presidente estadounidense, Donald Trump, en pleno auge económico en Estados Unidos (EE.UU.) y cuando se cumplen dos años de su victoria electoral.

“Es una ley para crear empleos. Las empresas se van a volver literalmente locas”, afirmó Trump al sellar la reforma fiscal en la Casa Blanca, acompañado por la plana mayor de su Gabinete.

La norma conlleva la rebaja del impuesto que pagan las empresas del 35% al 21%, y en menor medida para los trabajadores.

El mandatario considera que este enorme recorte de impuestos es en gran parte responsable de la aceleración de la economía en EE.UU., junto con su agenda de desregulación, y de que la tasa de desempleo se encuentre en el 3.7%, cifra no vista desde hace casi medio siglo.

Trump prometió elevar el crecimiento económico a cerca del 4% anual una vez llegase a la Casa Blanca, y aunque no se ha alcanzado esa cifra, lo cierto es que la primera economía mundial se espera que mantenga un crecimiento sostenido de en torno al 3% en los próximos dos años.

Lo que el mandatario no menciona es que este masivo estímulo fiscal supone agregar en los próximos diez años 1,5 billones de dólares a la deuda pública, que actualmente ya supera los 20 billones de dólares, según datos de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO).

El otro gran eje económico de Trump es su agresivo proteccionismo comercial, que le ha llevado a aplicar aranceles a las importantes de socios como China, la Unión Europea (UE), Canadá o México, con el objetivo declarado de resucitar el, a su juicio, “moribundo” sector manufacturero estadounidense.

Con Canadá y México, el mandatario se anotó una victoria al lograr reformar, tras meses de negociaciones y reproches, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en vigor desde 1994, y que incluye reforzar las exigencias de producción doméstica.

Foto: EFE

Leave A Reply

Your email address will not be published.