Caja de Seguro social y burocracia estatal

5

     Por Avenabet Mercado

[email protected]

En las distintas administraciones de la Caja del Seguro Social (CSS)  siempre existen los burócratas, algunos  de ellos  son pervertidos  sociales monopolizando  las finanzas públicas  de la entidad como si la  misma fuera una finca personal para intereses políticos o  de un grupo bien especial.

Allí, casi siempre, existen funcionarios que son adoradores de los desgreños administrativos; tocan objetos, para no decir medicamento,  pero alegremente se lo llevan hacia sus casas.

Más grande aún es el dolor de los asegurados y pensionados, los discursos de muchos dirigentes políticos con cada cambio de gobierno es referente a algunas reformas en la manera como operan los servicios de salud. Si es de sindicalista, ya sabemos son palabras de barriadas; pero sí un candidato presidencial, todo es  promesa o bla  bla bla.

Los caprichos de la  muchedumbre  encadenan tanto como las consignas  del poderoso. La Caja del Seguro Social no puede seguir siendo llevada a remolque de nadie como si la misma fuera un camión sin freno, es deber  de todos los ciudadanos  insistir para que los sus directores comprendan que la entidad  debe servir como un complejo hospitalario  donde realmente se preserve la salud social.

En la CSS hay que  poner orden. Allí abundan los funcionarios roedores, actúan igual que esos mamíferos sin colmillos avanzando por los pasillos de la entidad con dos incisivos  largo en cada mandíbula para de esa forma ir recogiéndolo todo.  Los servicios que prestan las farmacias ayuda muy poco al asegurado que llega en busca de medicina, no hay de nada.

Ante de pensar en reformas a la institución,  primero un buen administrador de los bienes del Estado  tendrá que  combatir  la corrupción que se da entre los monopolios de la medicina que allí operan. Hace falta heroísmo y dignidad profesional.

De manera pues, es necesario inicia un proceso administrativo donde los  negocios no sea monopolio de empresas con nombres y apellidos. El nuevo director de la Caja de Seguro Social, doctor Alfredo Martiz, debe  “pelar el ojo”  frente a algunas perversidades; existen funcionarios y médicos que gustan coquetear con empresas de medicamentos, caminan igual a “Casandra misteriosa “en su interés de transformar la institución en un “trust” para el enriquecimiento ilícito.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.