Señor Presidente del Estado Bolivariano de Venezuela.

25

 Por Bernardo San Juan

Señor Presidente de la República  Bolivariana de Venezuela.

 Nicolás Maduro Moros

Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia

Caracas, Palacio de Miraflores: 

En estos días un importante y prestigioso diario de Panamá, nos informa sobre una serie de medidas que usted y su gobierno quieren impulsar para tratar de que los venezolanos, que tuvieron que salir de estampida, de su tierra, a la que quieren infinitamente, por razones de necesidad, pudiesen regresar para impulsar un proyectos en la Patria.

Nunca las palabras podrán expresar lo que uno siente cuando un venezolano o venezolana tiene que dejar a su familia, a sus seres queridos, salir de su tierra VENEZUELA para buscar la forma y modo de subsistir en otros países, que de entrada le son extraños a su cultura y a su formación y donde no le miran demasiado bien.

Usted, Señor Presidente, no sabe o no puede percibir desde Miraflores, como tienen que luchar los venezolanos para poder trabajar, ganar plata, subsistir y enviar lo que más pueda, para que su familia en Venezuela puedan llevarse a la boca un trozo de pan, patatas, huevos y pocos alimentos más.

Sabe  que los venezolanos son trabajadores y grandes emprendedores que saben buscarse la vida, y de ahí los grandes empresarios que invirtieron en otros países y sacaron buenos dólares, porque aprendieron los negocios en Venezuela y tienen el olfato necesario para desarrollar proyectos y orbitar las construcciones más importantes de América Latina como también en el Mundo.

Pero, ¿y los que no tienen recursos?, los que cada día tienen que buscar trabajo, andando miles de metros, y al final es el sector de hostelería, donde en muchas ocasiones a nuestras chicas los empresarios que las contratan les proponen relaciones, y ante la coyuntura que se les presentan unas aceptan y las otras dejan el trabajo, los mismo pasa con los hombres. La situación de sexo fácil se implementa en todas partes, donde las venezolanas y venezolanos tienen que aceptar pensando más en sus familias, a la que tienen que cuidar desde el país que residen posiblemente de forma ilegal. No es fácil llevar el gentilicio de Venezolano, porque muchos le quieren hacer daño a usted y a su gobierno, y lo pagan quienes tuvieron que salir ante la crisis  de su país.

Sus políticas son las que nos divide del mundo, y no voy a decir aquí y ahora, sí son o no acertadas, pero fíjese como está el panorama social, cultural, económico financiero, empresarial, el desarrollo agropecuario, los sueldos por debajo del piso, los colectivos armados, atracos, muertos por todas partes, y como viven las familias en Venezuela que no comulgan con las políticas del gobierno;  ni están en el sistema del Partido Socialista de Venezuela. El estar o compartir con ustedes, no significa que se está con los demás partidos o movimientos, sino que muchos se abstienen ante los movimientos sociales y políticos, para no tener que depender de nada ni de nadie, porque la libertad de criterios son libres igual que el pensamiento, y aunque uno esté cautivo, como una paloma, jamás perderá el poder de la libertad.

Habla usted de Patria, todas y todos los venezolanos amamos y queremos a Venezuela, más que a nuestras propias vidas, son cientos de miles de dólares que cada día viajan a Venezuela procedentes de Panamá, España, USA, Costa Rica, entre otros países del mundo, precisamente, para ayudar a la familia, a los amigos, que es el apoyo mejor generado que hace subsistir a sus ciudadanos, y usted lo sabe.

Usted está pidiendo a los Venezolanos que regresemos para contribuir a la reestructuración de la “Patria” y a nosotros nos gusta esa idea, porque lo más importante es estar al lado de la familia y de los amigos, un trabajo bien remunerado y en tu tierra y con tu gente, pero, ¿en qué clima nos pide usted, que regresemos a nuestra Venezuela, su Venezuela?, porque hasta donde sabemos los venezolanos,  las cosas no han cambiado y empeorado, cada día pasa algo, cuando no hay luz, no hay agua, cuando hay pollo, falta la harina y los huevos, seguimos con buenas intenciones que tratan de cautivarnos y que nos ilusiona de verdad, pero el panorama de desolación venezolano es enorme cada día se agudiza más la crisis, y lo que de verdad nos sostiene para seguir trabajando con ilusión es que en nuestra tierra cambien las políticas y exista un verdadero cambio, con un formato dignificante, conciliador, transparente, “de pana” que entre todos podemos, y usted puede, porque Venezuela es de los venezolanos, y ya es hora que podamos trabajar con seriedad (en armonía), sin coacciones ni amenazas, con ganas de hacer NACIÓN y buscar entre todos La Paz, y viene a mi memoria un proverbio árabe de un conocido Dr. que dice “Cuando en el campo de batalla no puedas vencer a tu enemigo, alíate con él”.

Y recuerde que las negociaciones con el pueblo son más fáciles que con los partidos, porque los partidos quieren demasiado para ellos y para quienes les apoyan. El pueblo quiere familia, trabajo, paz y tranquilidad, y ver cómo Venezuela vuelve a resurgir, porque de poder se puede, y si es bajo su mando, pues bien, y si no lo es también.

Pero recuerde que los pactos y negociaciones son al 50% de gestiones a practicar, ambas partes tienen que ceder una parte de sus convicciones para que puedan salir a la luz nuevas sensaciones y nuevos proyectos, y si usted entiende que con su gobierno eso no va o no quiere, por esas situaciones políticas en las que usted está inmerso, piense en Venezuela, piense en Dios nuestro creador, piense en los venezolanos que estamos trabajando lejos de nuestra tierra, que amamos lo nuestro, y a todos nos gustaría morir en Venezuela, porque es nuestra tierra, es nuestra Patria y es nuestro amor, ¿verdad que sería Chévere?

Para finalizar señor Presidente, cree un escenario serio en la que todos podamos vivir en paz y libertad, donde se nos garantice la seguridad, y cuando se den esas condiciones todos los venezolanos regresaremos a nuestra AMADA PATRIA, Venezuela.

Leave A Reply

Your email address will not be published.