Noticias 7 Dias Navidad

Embarazos en riesgo de microcefalia por virus del Zika

13

Ultrasonido

Adéle llegó a Panamá para trabajar como consultora de una ONG y con muchas ilusiones. Tiene 4 meses de embarazo y espera pronto reunirse con su esposo en Europa. Solo estará de paso un par de meses para cumplir un contrato especial, pero no puede conciliar el sueño por el temor ante los casos del virus de Zika registrados en la comarca Guna, al norte de Panamá. El virus no ha llegado a la capital, pero por qué esta extranjera no quiere tomarse el riesgo y ya quiere irse del país?

Mucho se ha hablado de los síntomas similares que tiene el zika con el dengue y el chikungunya, pero la diferencia, por la alta proporción de casos asintomáticos, es el mayor riesgo al que se exponen las embarazadas dados los efectos fatales que pueden ocasionar en el feto.

El zika llegó para quedarse; el hecho de registrarse un solo caso puede convertirse en epidemia, así lo reconoció el ministro de Salud, Javier Terrientes. La experiencia que se vive actualmente en América Latina lo demuestra con el aumento de casos por infección del virus de Zika.  Hoy en Panamá ya son 42 los casos confirmados, entre ellos una mujer embarazada en la isla Ustupu que, según las autoridades del Minsa, ya no presenta los síntomas de la enfermedad y el feto se encuentra bien.

La situación en Brasil es calificada como inédita y alarmante en el mundo por la incidencia de casos por microcefalia (más de 3 mil 800 casos) en recién nacidos, incluyendo muertes. Una situación similar en Panamá “es posible” cuando llegue la época lluviosa en el mes de mayo.

Néstor Sosa, director del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (ICGES), confirmó a Noticias 7 Días que, “de tener una epidemia muy numerosa, con seguridad habrá casos en embarazadas y pudiéramos tener desafortunadamente casos de microcefalia”.

Por el momento, el Minsa informó que han identificado a las embarazadas y a las mujeres en edad fértil que corren el riesgo de contraer el virus de Zika en las áreas afectadas, con el propósito de prevenir la enfermedad en los fetos.

La directora Nacional de Salud, Itza Barahona de Mosca, informó que a las mujeres en estado de gestación de la comarca Guna se les realizará un control prenatal estricto y de ser necesario se enviará un ginecólogo que haga el control de la circunferencia cefálica de los fetos.

Incidencia de malformaciones
La historia se está escribiendo en 2016, sostuvo Max Ramírez, director de Niñez y Adolescencia del Minsa, pues en el mundo no existían reportes de que el virus de Zika estuviese creando complicaciones o secuelas en bebés, hasta que en 2015, en Brasil, comenzaron a reportarse 20 veces más casos de microcefalia de lo normal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó que en Brasil se han registrado más de 3,000 casos por incidencia de microcefalia en recién nacidos.

Microcefalia es una malformación donde el cráneo del bebé es más pequeño de lo normal y no se desarrolla adecuadamente. En un gran porcentaje de los casos viene asociado con retraso mental porque no hay un desarrollo neurológico normal, retraso en el crecimiento y el desarrollo. Los especialistas aseguran que en algunos casos -si es muy severo- puede dificultar la sobrevida del niño, incluso el feto no llega a nacer o muere al poco tiempo.

Embarazadas, en mayor riesgo
Durante el primer trimestre de gestación es cuando los órganos del feto se están formando y la infección puede pasar de la madre al feto, creándole malformaciones congénitas en lo que se conoce como el tubo neural (cerebro, médula y sistema nervioso central). Como el cerebro no crece de manera normal, seguramente el niño tendrá alteraciones de aprendizaje, relación y desarrollo, entre otros problemas como daños visuales o auditivos.

Sin embargo, el sistema nervioso central durante el resto de los trimestres también es susceptible de ser afectado, advirtió Ramírez. A esto se suma otro problema. Comparado con el dengue y el chikungunya, la mayoría de los casos por zika son asintomáticos (cuatro de cinco casos no presenta síntomas). Los tres virus trasmitidos por el mismo mosquito Aedes aegypti presentan fiebre, pero con zika es leve, por lo tanto puede pasar desapercibido y como la proporción de asintomáticos es alta, asegura Ramírez, entonces la detección resulta difícil y si no hay síntomas nadie acude al médico. He aquí el riesgo mayormente para las embarazadas, puesto que las complicaciones llegan después de los 9 meses de gestación cuando el niño nace con microcefalia.

Sosa explicó que este virus, al igual que otros como herpes y toxoplasmosis, afecta a las mujeres embarazadas en el primer y segundo trimestre de embarazo y puede afectar la formación del bebé. “El virus infecta al feto, impidiendo la normal formación de su cerebro y la bóveda craneal; si no muere el bebé, nace con una discapacidad mental severa, a veces no llegarán a caminar y no tendrán comprensión ni habla”, dijo.

Cómo actúa el virus
El virus de Zika es causado por la picadura del mosquito Aedes aegypti. El virus entra en el cuerpo y empieza a multiplicarse. En el caso de una embarazada, pasa a la corriente sanguínea hasta cruzar la placenta donde se alimenta el bebe, y se introduce por el cordón umbilical. Una vez llega donde está el feto, como no tiene sistema inmunológico formado -a diferencia de la mamá que se recupera en 5 días-, entonces el virus “hace fiesta” y llega al cerebro. Si logra sobrevivir, nace con malformaciones.

El virus de Zika produce un cuadro clínico más leve que dengue y chikungunya; sin embargo, puede causar malformaciones congénitas en recién nacidos. Las autoridades de salud de Panamá mantienen vigilancia especial en el caso de una mujer embarazada con el virus. Se le sigue control prenatal y ginecobstetra una vez al mes con ultrasonidos semanales.

Las autoridades de salud de Panamá están tomando como referencia las experiencia que tuvo Brasil en 2015, aunque aquí no se haya presentado, y están conscientes de que necesitan trabajar más en prevención con toda la población, con los casos registrados y específicamente con las embarazadas, para de esa manera prevenir o por lo menos detectar temprano una secuela que pudiera tener a consecuencia de la infección.

Circulación del virus en Panamá
Lourdes García, jefa nacional de epidemiología del Minsa, aseguró que el brote por zika empezó a circular por primera vez en nuestro país a partir del 12 de noviembre de 2015, en la comarca Guna. El equipo de control de vectores notificó un cuadro específico de un grupo de personas en la isla de Ustupus, se realizó la investigación y se corroboró por cuadro clínico y laboratorio el hallazgo del virus, en colaboración con el Instituto Gorgas. Desde la sospecha se ha realizado intervención, educando a la población y constantes acciones en la eliminación del mosquito adulto.

Dos o tres veces por semana, un grupo importante de médicos epidemiólogos se reúnen en Sala de Situación del Minsa para revisión de los casos, de dónde son, cuántos son y qué se ha hecho. Una de las primeras acciones que solicitaron a finales de 2015 fue un crédito extraordinario del presupuesto. Se envió material adicional para fumigación del mosquito adulto, bombas, equipo, viáticos para el personal, reforzamiento de personal de saneamiento de vectores para intensificar la fumigación, verificación de los criaderos y aislamiento de pacientes.

La hipótesis que mantienen las autoridades de salud es que el zika se introdujo por Colombia, dado que en meses previos se conocían antecedentes de que estaba circulando el virus, y pudo haber llegado al Puerto Obaldía por el intercambio comercial y el turismo entre comunidades de las islas y la población colombiana. En la comarca los nativos acumulan agua en tanques, ambiente propicio para que se reproduzca el mosquito; aún en época seca, si no se tapan correctamente puede favorecer su crecimiento.

Síntomas y diferencias
Fiebre baja de 38°, rash o brote que desaparece en pocos días, picazón, dolor en los músculos, dolor en las articulaciones, edema, conjuntivitis no purulenta, dolor de cabeza muy escaso e inflamación de ganglios.

El dengue causa muerte si el paciente no acude temprano a instalaciones de salud a recibir tratamiento adecuado, puede evolucionar a un dengue grave hasta llegar a la muerte.

El chikungunya produce dolores muy fuertes en las articulaciones, a tal punto que algunos pacientes quedan sufriendo artritis crónica o artralgias muy severas.

El zika presenta tres principales síntomas a identificar: cuadro febril leve, brote en la cara en comparación con el dengue que se da en brazos, el 90% de los casos puede presentar conjuntivitis, y el 100% de los casos puede tener brote, el cual surge entre el primer y segundo día dentro del cuadro clínico de los cinco días.

En los estudios realizados desde su hallazgo, la evidencia es que el virus no es muy severo. No produce las complicaciones que produce el dengue que puede evolucionar a dengue hemorrágico y dengue severo. La mayoría de la gente se recupera, hay algunas complicaciones neurológicas, que pasa con este virus y con otros, como el síndrome de Guillain Barré, un trastorno que ocasiona inflamación en los nervios y debilidad muscular, pero es reversible.

No existe vacuna
Tratamiento no existe, es un virus. Los virus, explicó Ramírez, no son microorganismos ni bacterias ni parásitos, son carga genética que produce enfermedad y es susceptible de cambiar y adaptarse y es difícil a veces producir vacunas como ya existe contra el dengue, luego de 8 a 10 años de trabajo. Los médicos recomiendan hacer reposo y tomar acetaminofén y mucho líquido.

En embarazadas, no hay un tratamiento específico, sino darle seguimiento al embarazo y al bebé cuando nace porque no hay un antibiótico ni un antiviral que se les pueda dar para evitarlo. Lo mejor es la prevención de la infección para toda la población, no solo para las embarazadas, advirtieron los especialistas.

Incubación
Período de 1 a 2 semanas previo a la manifestación visible y máximo 12 días fuera de lo normal. En el momento en el que el mosquito pica, se desarrollan síntomas entre una semana y unos días después. En sí la enfermedad no dura mucho, de 5 a 7 días del cuadro agudo (fiebre y rash) y la persona se recupera rápido.

Diagnóstico
Se realiza dentro de los primeros cinco días de la enfermedad, en lo que se llama fase aguda, porque ya existen técnicas para detectar ciertas partes del virus y saber qué tipo de virus es. Sosa recalcó que para hacer diagnóstico en el Instituto Gorgas la condición es que tiene que ser en fase aguda y son pruebas costosas que no se hacen en todas partes.

Como el zika es muy parecido al dengue, el diagnóstico se trata de hacer buscando el mismo virus en sí porque los anticuerpos que una persona produce a veces provocan lo que se llama reacción cruzada, es decir que si tuvo dengue en el pasado, puede que cuando se haga la prueba, dé positiva.
La prueba más útil que se tiene actualmente es buscar el virus directamente en la sangre. Para esto se hace la muestra de sangre bien temprano en la enfermedad, menos de 5 días. Es difícil en el laboratorio hacer un diagnóstico de zika cuando la persona ya pasó la fase aguda, principalmente en un país donde ha circulado dengue por muchos años.

Científicos panameños intentan aislar el virus

Desde Panamá, el Instituto Gorgas colabora en la investigación del zika en la región, especialmente con Brasil. “Estamos colaborando con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), comunicando todos los hallazgos de nuestras investigaciones. Además, estamos colaborando con el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta para ayudarles a desarrollar nuevos y mejores métodos diagnósticos de zika”, informó Sosa.

El Instituto Gorgas, el cual ayudó a confirmar los primeros casos de zika en Guna Yala, actualmente está intentando aislar el virus y realizar estudios más profundos de la estructura genética del mismo y comparándolo con el virus circulante en otros países de América.

Aseguró que “las embarazadas que han resultado positivas por la infección serán motivo de un seguimiento más cercano por el personal médico de la región de salud”.

Relación zika y microcefalia
Cuando se introdujo el virus en Sudamérica, particularmente en Brasil, los epidemiólogos encontraron con mayor frecuencia un aumento de algunas malformaciones congénitas, específicamente microcefalia. Han deducido de esta evidencia que probablemente el zika esté causando este mal.

En entrevista a BBC Brasil , el director de la división de enfermedades transmitidas por vectores de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), Lyle Petersen, dijo que “puede ser razonable asumir que lo peor ya ha pasado [refiriéndose a Brasil como el primer país del continente que tuvo una epidemia de zika] mientras que en otros países puede estar comenzando”.

Los hallazgos del virus de Zika en muestras provistas por las autoridades brasileñas tomadas de dos embarazos, que terminaron en abortos y de dos bebés con microcefalia, muertos poco después del parto, confirmaron la presencia del virus tanto en el tejido cerebral de los bebés como en las placentas de las mujeres, informó la agencia estadounidense.

El científico señaló que la posibilidad de que la microcefalia no sea causada por el zika es extremadamente pequeña, además, descartó que sea causada por vacunas suministradas a embarazadas o a productos químicos usados en la agricultura. Indicó que parece tratarse de malformaciones causadas por infección basándose en las imágenes de los cerebros de los bebés que tienen semejanzas con los casos de infecciones como la rubeola.

Los científicos concuerdan que aún cuando se ha encontrado el virus en fetos, embriones o recién nacidos, son necesarios más estudios clínicos a largo plazo para una mayor certeza de la relación entre el virus y a microcefalia en bebés.

El Niño a nuestro favor
Curiosamente el fenómeno de El Niño está a nuestro favor, disminuyendo la posibilidad de que se extienda el virus de Zika a la ciudad capital. La población de mosquitos Aedes en la ciudad depende mucho de las lluvias, si no hay lluvias tenemos la oportunidad de que no ocurra una epidemia grande. “Suerte que ha ocurrido en diciembre y no entre mayo y junio donde hay mosquitos en toda la ciudad, se da infestación y a veces muy alta”, expresó Sosa.

Aunque nada es seguro y existen posibilidades de que el virus se extienda por la experiencia en otros países, como México, Guatemala, El Salvador, Colombia, Venezuela, Chile y Brasil, de darse un brote en Panamá, se esperaría en áreas frecuentadas por el grupo étnico guna, en la ciudad y periféricas donde se aglomeran.

El Instituto Gorgas y el Ministerio de Salud están concentrando especial atención en áreas de Panamá Oeste, como Loma Cová y Veracruz, por la visita de familiares gunas y viceversa a estos lugares. Mientras haya mosquitos, personas moviéndose de un lugar a otro y el clima, puede ocurrir un brote.

Nadie está inmune, el 100% de la población es susceptible y no hay vacuna, aseguró Sosa, reiterando que no hay garantía porque mientras siga existiendo el zika en América Latina puede venir una reintroducción, pero contamos con la posibilidad de que no ocurra una gran epidemia en esta época seca.

Alerta por embarazadas
La OMS emitió una alerta epidemiológica global contra el virus de Zika para que las autoridades estén más atentas en los casos de mujeres embarazadas por su posible relación con la microcefalia en recién nacidos y otras enfermedades congénitas. Existe el riesgo potencial, no ocurre en todos los casos, pero sí aumenta la posibilidad de este tipo de problemas de salud o malformaciones, reconocieron las autoridades de salud panameñas.

Sosa indicó que la OPS también alertó a toda la región donde potencialmente puede circular el virus para que estén más atentos a los casos de zika en mujeres embarazadas ante esa posibilidad de que produzca malformaciones.

Con la aparición de los primeros casos de zika en Panamá, las autoridades de salud intentan controlar la población de mosquitos en las islas afectadas para abatir el brote en Guna Yala.  “Lo demás va a depender de lo que ocurra con la estación lluviosa y la reaparición de los mosquitos transmisores en el resto del país. Además, buscando activamente casos en otros lugares del país”, enfatizó Sosa.

Lo cierto es que Panamá ya fue incluida en la lista de 14 países de América Latina y el Caribe en los que Estados Unidos recomienda a las embarazadas o que planeen quedar embarazadas eviten viajar. Los destinos incluidos en la alerta son Brasil, Colombia, El Salvador, la Guayana Francesa, Martinica, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Surinam, Venezuela y Puerto Rico.

La medida responde a las informaciones de casos de microcefalia y otros problemas de salud en bebés, cuyas madres resultaron infectadas con el virus cuando estaban embarazadas, según un comunicado de los CDC de Estados Unidos.

El epidemiólogo Israel Cedeño, coordinador de Salud Internacional del Minsa, consideró esta alerta como una recomendación de restringir los viajes a mujeres a embarazadas a varios países, no solo a Panamá. Según estimó, “lo hacen porque aún está en estudio la probabilidad de la relación entre la infección virus de Zika en mujeres embarazadas y niños que nazcan con microcefalia”.  Por ahora, el Minsa no ha considerado restringir la entrada y salida del país, indicó.

Origen
El virus fue descubierto por primera vez en 1947 en Uganda, en los bosques de Zika, específicamente en un mono Rhesus. En 1952 se confirmó la infección en seres humanos en Uganda y Tanzania. Tras análisis genéticos se demostró la existencia de dos cepas, una de Africa y otra de Asia.

La primera vez que se detectó el virus fuera del área geográfica original fue en 2007, cuando se registró la infección en la isla de Yap, que forma parte de Micronesia, en el océano Pacífico. Años más tarde, en octubre de 2013, se inició un brote en la Polinesia Francesa, también en el Pacífico, en el que se identificaron 10,000 casos, 70 de los cuales fueron graves, presentando complicaciones neurológicas, como meningoencefalitis y autoinmunes, como leucopenia (disminución del nivel normal de leucocitos en la sangre).

En febrero de 2014, las autoridades chilenas confirmaron un caso de transmisión autóctona en la Isla de Pascua, coincidiendo con un brote en Nueva Caledonia y las Islas Cook en el océano Pacífico.

El primer brote del virus se dio en América Latina en 2015, en Brasil, totalmente desconocido hasta ese momento, pero con la sorpresa de que lo transmitía el mismo mosquito que causa el dengue, el Aedes aegypti, el cual se reproduce en agua limpia y también transmite el chikungunya y fiebre amarilla.

Resulta interesante que existe otro mosquito de la misma familia Aedes que en teoría también puede transmitir el virus de Zika. Se trata del Aedes Albopictus o mosquito tigre, con la diferencia que este puede crecer en áreas rurales y semirrurales donde hay agua y materia orgánica al mismo tiempo.

Ante una epidemia
Las autoridades de salud reiteraron que este virus no tiene tratamiento ni vacuna, lo único es alertar a la población y reforzar la parte preventiva para eliminar criaderos. El Aedes es un mosquito intradomiciliario y si la población no ha tomado conciencia por dengue y chikungunya, dijo Sosa, tendrá que hacerlo por las mujeres embarazadas, tomando las medidas de control en la casa y la comunidad.

En una escala del 1 al 10 ante la amenaza de este virus en Panamá, Sosa estimó que estamos en 2 o 3 por la época seca en que nos encontramos. Sin embargo, “si siguen dándose casos en América, cuando regresen las lluvias y los mosquitos en abril o mayo, pudiéramos ver un aumento en el número de casos”, dijo

Ante la posibilidad de que surja una epidemia en la época lluviosa, se prevé mucha sobrecarga de consultas en los hospitales y clínicas, y aunque la erradicación del mosquito Aedes sea imposible, solo la prevención y la educación puede hacer la diferencia. Lo más recomendable es que las mujeres embarazadas tengan precauciones especiales y eviten la picadura de mosquitos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.