Tómese unos días libres presidente Varela

21

“Quien esté libre de culpa lance la primera piedra”.

Por Benito Valdés.

Señor Presidente: Panamá no puede aguantar tanto escándalo, o si puede. La prensa internacional habla de los casos que se suscitan en nuestra querida nación, y la desnudan para mostrarnos a diario los niveles sociales hacia donde avanza la corrupción y  actividades de las mafias.

Unos grupos mafiosos que supuestamente mantienen una fase de enquistamiento en el poder y además, con un ciclo vital en firmas de abogados y sectores específico de empresas privadas.

La dentición en estos pasados días de Ramón Fonseca Mora,  ex presidente de su partido, ex tesorero, ex ministro y unas cuantas “ex más”. Eso pone de manifiesto que personas muy cercanas a usted han estado involucradas en casos que estos días nos informamos  en las redes sociales y en el papel impreso de medio mundo.

Los casos del affaire… y pago de comisiones involucra a destacados políticos de este escenario pasado y presente de la vida social,  empresarial y financiera de Panamá. Como sabe, seguro que coincidimos,  estas situaciones que ya no son controlables resultan incómodas para todos.

Prácticamente ya no se habla del clan Martinelli, aunque Interpol haya puesto en alerta roja a dos de sus hijos;  tampoco de Abdul Waked, quien en la actualidad vive un proceso incomodo de venta de sus bienes por una situación molesta  y donde aún el Departamento del Tesoro de Estados Unidos,  no ha podido probar las malas prácticas en negocios prohibidos mundialmente conocidos.

¿Qué pasa en Panamá,  a la que los extranjeros la conocen como PNM  COIMA?  Es decir, que todo funciona con propinas para la gaseosa;  aunque a veces la broma es para comprar una vivienda  y a lo mejor, en interés de  una noche de fiesta.

Aquí existe el monumento de la coima, y es una cultura que  ya forma parte del derecho obligado de supervivencia, y usted lo sabe.  Comprenderá que así no se puede vivir, y menos con una cultura que ya no funciona, pero según parece en nuestra nación ya es una  práctica habitual. Todo gira en un mundo de comisiones,  de esas grandes gestiones que oscilan entre el 3 y 5%  de las adjudicaciones que se realizan en el país.

Todo es un problema de educación,  voluntad política y un deseo social de acabar con toda esta prácticas de corrupción que ya pareciera forma parte de  Panamá. Pero no se nos venga a decir  ahora que  eso ocurre en otros  países , porque de lo que estamos hablando es de Panamá, de su Panamá y de mi Panamá, no de San Pernambuco.

Usted señor presidente en las pasadas elecciones prometió demasiadas cosas para obtener el voto de una sociedad moderna donde se quiere avanzar y vivir en paz.  Más hoy, por usted, no le votaría ni un 30% de ese electorado que confió en su palabra, y que al desmarcarse de Martinelli  votaron porque realmente creyeron en usted.

Sin embargo, señor presidente,  ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos. Con usted vinieron los lobos disfrazados de ovejas y  muerden más que los lobos de Martinelli: Aquellos    venían montados en avestruces y por eso se tambaleaban, pero no se caían .

Es por eso que creemos  debe retirarse usted  un fin de semana a un lugar donde el silencio del paisaje y de los pájaros salvajes, le permita pensar y diseñar un plan de acción de gobierno para acabar con la corrupción y corruptelas que anidan en la sangre de muchos; la transfusión y cambio de sangre podría ser una solución, pero tiene tanto por hacer que comprendemos  sus agobios, quimeras y fracasos en el intento a la implantación de un  Panamá más verde,  con mucho color y llena de riqueza. Hay que trabajar en esa dirección.

Ha tomado usted el guante del presidente de los Estados Unidos,  Donald Trump, en relación a la inmigración ilegal; pero también de quienes trabajan en este país huyendo  de los suyos por la situación política y económica, muchos de ellos están aportando sus conocimientos y generan, sin que usted se dé cuenta,  riqueza y profesionalidad, de la misma forma  un crisol multicolor de razas.

Los restaurantes,  especialmente del Casco Antiguo   o Casco Viejo, es el escenario ideal donde se contrata a ilegales y usted los sabe;  es el escenario ideal por muchos aspectos como la belleza, profesionalidad, simpatía y rapidez al instante del servicio, sin que está afirmación vaya a presuponer que no tenemos en Panamá personas de ambos sexos preparadas, sí que las hay, pero no son suficientes.

De ahí, entonces, fijemos aquello que la sociedad demanda y que usted no soluciona por porque no sabe, porque  no quiere o porque no le dejan algunos de sus patrocinadores de campaña. Juntos a ellos debería aclarar las dudas  que  tiene la sociedad respecto a su gestión administrativa e igualmente, como líder de gobierno.

No se enfrenta usted a una situación dificultosa, sino a una masa de incumplimientos y a problemas sociales. Los constructores paralizan el país  cuando a ellos  les viene en gana, precisamente,  porque es la única forma  que tienen para hacer posible que su voz se escuche. Dentro de poco serán otros sectores de la industria, educadores, médicos  y transportes

Tome el ejemplo de Donald Trump, al que muchos critican, pero que obtuvo la mayoría que le permitió hacerse con el poder del país más poderoso del planeta. No engañó a nadie en su campaña, él dijo lo que quería para su patria, y la gente votó  por su programa de gobierno.

Pues bien, todo el mundo sabe que Trump  ha colocado a destacados hombres de negocios al frente de los Ministerios más importantes, personas que no necesitan el poder y el sueldo para poder vivir,  porque la única pasión que les mueve es la Patria. Después hay otras políticas de Trump, con las que no podemos estar de acuerdo, pero vamos a ver apenas lleva un mes.

Espero que se tome unos días de descanso, para pensar y meditar, sin que nadie le moleste, busque soluciones que las hay. Y mire usted, hay un país europeo que el gobierno socialista impuso el pago del 3% para obras sociales,  publicidad y cultura, sobre todas aquellas obras que se adjudicaban con carácter oficial, sin llegar a  ningún acuerdo anterior, al  acuerdo de concesión o adjudicación.

Ese 3% lo administraba la propia empresa concesionaria o adjudicataria,  gobierno y los organismos correspondientes  solo le indicaban los pagos que tenían que hacer y a quienes. De ahí se realizaron escuelas, casas para los más pobres, acabando así prácticamente con el chabolismo, ayudas familiares, promoción de la cultura y el arte, becas para los más pobres que no tenían acceso a la universidad, y tuvo éxito dentro de la total transparencia , porque el gobierno y sus instituciones no manejaban esos importes, si no que indicaban a quien se tenía que pagar por este o aquel concepto, y la propia empresa adjudicataria dentro del presupuesto establecido , pagaba .

Podrá o podría ser más o menos legal, pero durante más de 12 años se practicó esa formalidad aceptada por todos y fue un éxito.

Cambio el gobierno, entra la derecha radical, y lejos de suprimir esa tasa o impuesto consentido a legal , les gustó esa idea del 3% pero en vez de ser administradora de concepto la empresa adjudicataria, pasó a administrar el partido en el gobierno que distribuía a quien mejor le caía , reforzando sus arcas y la de sus correspondientes delegaciones en toda la geografía de ese País, y eso es así, de inventar un soporte económico para hacer frente a obras de carácter social a hacer obras de carácter privado y partidista, y así están las cosas , todos procesados por corrupción y en camino del hotel de cinco rejas, un desacato nacional por la aplicación de políticas que atentan contra la dignidad humana.

La participación ciudadana es un derecho y un deber.  Ponga usted prácticas como la que establecieron los socialistas y acabe con la corrupción , y no desvíe la atención a otros escenarios en interés de que o se le vea su mala gestión,

Panamá es un Paraíso, trabaje para Panamá y pongan en marcha políticas sociales más humana, para que se observe existe un cambio por el cambio,  que hay energías y políticas de reforma. Que Dios lo Guarde Muchos años.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.