El Valencia destrona a Messi como campeón de la Copa del Rey

53

Toni Hernández

@tonihern

El Valencia salía con todo a por el título de campeón de la Copa del Rey. Marcelino era fiel a su estilo, al de su equipo, al que nos había llevado a la final primero, a la Champions después y el que debía transportarnos a la gloria. El guión del partido se seguía, con el Barcelona teniendo el balón y el Valencia presionado y buscando las contras. Y a los 5 minutos Rodrigo se plantaba solo delante del portero y Piqué la sacaba de milagro debajo de los palos. Nada cambió después de esa jugada, aunque lógicamente Messi iba haciendo sus cosas, que para algo es el mejor del mundo. En el minuto 21, balón largo de Paulista a Gayà, que rompe en mil pedazos la banda diestra del Barcelona, da un pase de locura a Gameiro que hace un quiebro para la historia, y con un derechazo descomunal ponía el 1-0. Sensacional.

Los de Marcelino seguían su plan de partido, insistían en presionar y correr sin descanso. Y en el minuto 33 venía la obra de arte. Parejo magistral la robaba, la aguantaba y buscaba la profundidad de Soler, que ganaba en carrera a Jordi Alba, ponía un centro sensacional y Rodrigo remataba de cabeza como un 9 tanque. 2-0, jugando a la perfección, siendo el Valencia que Marcelino quería. Al filo del descanso el Barça tenía dos ocasiones claras, pero Jaume hacía dos paradas colosales. Se llegaba al descanso con un gran resultado y con partido de cara.

78% de posesión para el Barcelona y 22 para el Valencia en la primera parte, y 2 cambios de Valverde al descanso buscando hacer daño a los de Marcelino de otra manera. Pero se salía igual, presionando y buscar contras, y Guedes tenía una ocasión clara en el 48. Los azulgrana salía mejor, más ofensivos, y ponían en más aprietos a la zaga valencianista. Messi la mandaba al palo en el 55 en un remate genial cuando ya se cantaba el gol. En el minuto 63 se lesionaba Parejo, justo el último día después de haber aguantado más de 50 partidos, y Kondogbia debía entrar a darle aire al equipo. El Barça se lanzaba al ataque sin control, y eso podía significar espacios para el rival o que hubiera partido todavía. Y llegaba el gol de Messi en el minuto 73. Había partido.

El último cuarto empezaba sin dueño del partido y todo podía pasar. El Barcelona seguía volcado y el Valencia esperaba atrás, sufriendo. La angustia y la tensión se podían sentir en las gradas, en el verde, en todo el entorno, porque el encuentro estaba en un hilo. Se peleaba cada balón como si no hubiera mañana, y el público apretaba, y mucho. Diakhaby salía para tener más presencia en las áreas, y pasaban los minutos. El Valencia tenía dos contras para sentenciar pero pedonaba, en dos fallos que Guedes no olvidará. Pero el partido moría, Coquelin se comía al Barcelona y el Valencia era campeón de la Copa del Rey 11 años más tarde. Histórico.

Leave A Reply

Your email address will not be published.